Solicitan la ayuda de la gente para continuar su tarea solidaria
Solicitan la ayuda de la gente para continuar su tarea solidaria

El merendero «Sueños de esperanza» trabaja hace cuatro años asistiendo a familias de los barrios Villa Esperanza, Grunbein y Stella Maris, brindando alimento, ropa y calzado, además de estar atentos y atentas a cualquier necesidad.

Quien lleva adelante la iniciativa, junto con el apoyo de su familia y amigos, es Lorena Barrionuevo, quien hace cuatro años comenzó con el merendero. “Al principio eran pocas familias, algunas mamás conocidas, y después se fueron agregando por necesidad. Seguimos ayudando a la gente, se fue agrandando la olla”, afirmó. “Acá hacemos todo a pulmón: si no fuera por la colaboración de las personas que confían en lo que hacemos, no podríamos seguir”.

Actualmente, al merendero ubicado en la calle Santa María 225, asisten de 60 a 80 familias, alrededor de 300 personas entre niños, adultos y adultos mayores, quienes van a buscar sus viandas y meriendas en bicicleta o caminando, desde barrios aledaños.

“Con todo esto del Covid se dificultó mucho más. Acá estamos solos y ayudamos como podemos, pero no contamos con ayuda del Municipio, ni con alimentos ni nada”, expresó Barrionuevo, y agregó que “cada vez se hace más difícil. Voy juntando lo que va entrando y con eso cocinamos, y si no hay comida preparada tratamos de entregar un paquete de fideos o algo, para que no se vayan con las manos vacías”.

“Hace unos días tuvimos que cocinar para todos, y solo teníamos una cebolla, un morrón y un zapallo. Hicimos un guiso para todas las familias, y salió sabroso, pero estuvimos hasta último momento rogando porque esté rico para que puedan comer algo calentito”, recordó Barrionuevo.  

La vida en el barrio

Quienes trabajan en el merendero, cocinan y entregan viandas, teniendo en cuenta los protocolos vigentes por la pandemia. “Nos manejamos con precauciones, higienizando, limpiando los tuppers y botellas, con barbijo y todo como debe ser por los contagios”, afirmó la referente. “Aun así hay muchos contagios; el virus está y vamos a tener que aprender a convivir con eso”, puntualizó.

Barrionuevo, en comunicación con la Cooperativa Ecomedios, contó que “acá la gente vive en casitas muy precarias, de chapa, así que cuando viene el invierno empiezan a pasar necesidades de frio, el hambre. Ya no saben qué hacer porque no tienen trabajo, hay muchas mamás que salen a cartonear con los nenes”

“Siempre, y ahora más, falta comida, porque siempre hay alguien nuevo, alguien que se viene a anotar. Nosotros los conocemos, sabemos cómo viven, qué necesidades tienen”, afirmó. “Además, tenemos la desventaja de que muchas verdulerías y carnicerías ya tienen a quién le donan, entonces es muy difícil conseguir para cocinar, y también cargar la garrafa de gas envasado que usamos, que terminamos pagando de nuestro bolsillo”.

Las donaciones se pueden acercar a la sede del merendero, o coordinar la entrega a través de su Facebook o por teléfono al 2915111371.

Categoría: Local
2021-04-28 16:31:31
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS