Fomentar la soberanía alimentaria
Fomentar la soberanía alimentaria

‘Trigo Limpio’ es un emprendimiento local que se dedica a la elaboración de unas 13 variedades de harinas agroecológicas, libres de cualquier tipo de químicos, en beneficio del acceso a una nutrición libre y sana.  

A través de harinas integrales de maíz, arroz Yamaní, mijo, arveja, lenteja, garbanzo, sorgo y avena, entre otros, el proyecto impulsado por Mercedes Cohen se propuso “ofrecerles a las personas que les interesa una mejor alimentación, y poder explicarles los beneficios de incorporar estos cambios en sus cocinas. Igualmente creo que hay un cambio en la consciencia”, comenzó, en diálogo con EcoMedios.

Cuando en 2018, “tuve la posibilidad de sembrar unas diez hectáreas de trigo agroecológico, en el campo de mi familia, y al tener la cosecha me enfoqué en no venderlo de la forma tradicional para que no perdiera sus cualidades” fue que la iniciativa empezó a tomar forma.

Motivada por su intención de cuidar aquella producción “medio sincrónicamente se dio que había participado en unas reuniones con unos estudiantes de agronomía y una persona les escribió y les dijo que buscaba a alguien que hiciera harina. Le pasaron mi contacto y, de a poco, nos fuimos juntando impulsados por intereses en común. Terminamos siendo cinco y empezamos a producir harinas: yo tenía el trigo y entre todos pusimos el dinero necesario para comprar el molino” recordó.

Con una primera producción centrada solo en el trigo, al poder comprar otros molinos más grandes, también gracias a un crédito del INTA, “pudimos avanzar en aumentar la cantidad de producción, y sumamos otras harinas con la premisa de que fueran granos agroecológicos. Por ejemplo, trajimos el maíz de Guaminí y arroz de Santa Fe, lo que nos posibilitó aumentar en la variedad”, dijo.

En constante crecimiento

A medida que el emprendimiento iba tomando forma, “en el camino fuimos conociendo productores de otras zonas y otros productos, lo que nos sirvió para compartir experiencias”. Además, Mercedes se formó en el ámbito académico y, hace unos días, finalizó la Tecnicatura en Producción Agrícola Ganadera con orientación Agroecológica.

Respecto a la denominación, bien sabido es que la frase ‘No es trigo limpio’ se usa cuando alguien no es del todo transparente. “Mi abuela me lo decía y me pareció acertado para poder jugar con ese concepto de limpio. Cuando vas a un campo tradicional en el que no hay ni una planta, te dicen que el lote está limpio, pero en realidad a qué se refieren. El nombre invita a cuestionarnos un poco eso de que si tienen plantas está sucio y si no tiene vida o microbiología está limpio”, reflexionó.

En la actualidad, ‘Trigo Limpio’ sigue en progreso. “Hace más o menos un mes, nos aprobaron un proyecto que presentamos al Ministerio de Desarrollo Agrario bonaerense, por el que queremos ampliar y separar nuestras harinas. Ahora trabajamos con un solo molino grande y las harinas que no tienen gluten se nos terminan cruzando con las otras. La idea es armar dos galpones separados y avanzar en el sello de productos sin TACC”, contó.

Para finalizar, la impulsora de las harinas orgánicas artesanales hizo hincapié en el principal motivo que los y las empuja a trabajar a diario en su proyecto y expresó: “Nuestra idea es que la gente pueda acceder a un alimento más saludable, para lo que también nos ocupamos y preocupamos de que sea accesible económicamente”.

Quienes quieran adquirir alguno de sus productos o conocer más al respecto, pueden visitar el Facebook o Instagram, o comunicarse vía  WhatsApp al 291 4607919.

Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS