«El Ciudadano» rosarino resiste gracias a sus trabajadores y al apoyo popular
"El Ciudadano" rosarino resiste gracias a sus trabajadores y al apoyo popular

Luego de que el Grupo Indalo dejó a la deriva al diario “El Ciudadano” de Rosario, los trabajadores y trabajadoras de prensa de ese medio, decidieron continuar de forma autogestiva con la edición del matutino rosarino fundado hace 18 años. La decisión se dio luego de meses de lucha trabajadora ante el desamparo patronal en retirada.

Los trabajadores y trabajadoras de prensa del diario “El Ciudadano” de Rosario, que hasta la semana pasada era propiedad del Grupo Indalo, se harán cargo de continuar con la edición del matutino de forma autogestiva debido a la decisión del conglomerado mediático de no explotar más ese medio.

La decisión de quienes día a día llevan adelante la tarea de realizar el trabajo periodístico que conforma el contenido “El Ciudadano”, un diario con presencia en los puestos desde 1998, con muchísimas horas de trabajo mancomunado, fue apoyada por organizaciones sindicales, organizaciones sociales, políticas y por los propios lectores del medio rosarino. En ese sentido, la voz de la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra), no tardó en escucharse, y a través de un comunicado celebró la “decisión de los trabajadores y trabajadoras del diario “El Ciudadano” de Rosario, junto con su organización sindical, de preservar sus fuentes de trabajo a través de la autogestión”.

El Grupo Indalo, empresa que se desprendió de la explotación del diario, mantuvo en vilo a todos los trabajadores y trabajadoras del medio, quienes desde septiembre conocían las intenciones de la firma de retirarse de Rosario. Pero no fue hasta la mañana de este lunes 1 de noviembre, que los trabajadores de “El Ciudadano” arribaron al Ministerio de Trabajo de la provincia  de Santa Fé, para firmar los acuerdos de desvinculación del grupo mediático.

Según se conoció, el entendimiento, contempla el pago en cuotas de las indemnizaciones correspondientes y las deudas patronales con el Sindicato de Prensa de Rosario y su obra social. Esas indemnizaciones venían siendo negociadas entre los trabajadores y trabajadoras con la patronal en retirada desde el 30 de septiembre, día en que Indalo decidió dejar El Ciudadano librado a cualquiera que fuera su destino. En ese momento, los trabajadores reaccionaron rápidamente y organizaron una asamblea en la redacción de Dorrego al 900, en Rosario, y emitieron el primer comunicado de una lucha que se extendería hasta noviembre.

Mediante ese primer comunicado y según consta en las publicaciones de “Redacción Rosario”, uno de los pocos medios que reflejó la compleja situación que atravesaban de los trabajadores gráficos de “El Ciudadano”, se declaró el “estado de asamblea permanente” que se hizo viral a través de las redes sociales y tuvo poca repercusión en otros medios de prensa rosarinos.

Voces de apoyo en la Legislatura santafesina, en el HCD rosarino y de Fadiccra

En la cámara baja de la provincia de Santa Fé, la Diputada  Verónica Benas, miembro del Frente Progresista Cívico y Social, presentó un proyecto de declaración, en el cual menciona el comunicado del Sindicato de Prensa Rosario que da cuenta del estado de asamblea permanente tras el anuncio de Indalo de su intención de retirarse de la escena. En ese sentido, se resalta “la necesidad de explorar las alternativas necesarias para evitar la destrucción de los puestos de empleo y posibilitar la continuidad de un medio de gran arraigo en la ciudad de Rosario, evitando que los derechos de los trabajadores resulten nuevamente vulnerados por empresarios aventureros protegidos por los poderes de turno”.

Otra vos de apoyo, surgió en el recinto deliberativo del Honorable Concejo Delibernte (HCD) de Rosario, mediante un proyecto del edil Eduardo Toniolli, rubricado por todos los bloques del cuerpo; y según adelantaron desde el HCD “la idea es triplicar el número de ejemplares del diario “El Ciudadano” que se venían comprando en el Concejo, hasta ahora se compraban 30 y la idea es comprar el triple y donarlos a organizaciones sociales e instituciones como una forma de colaborar con los trabajadores en esta nueva etapa en la que decidieron hacerse cargo de un medio de comunicación muy importante para la ciudad”. En ese sentido, el edil de Movimiento Evita, Eduardo Toniolli, principal impulsor de la iniciativa, argumentó: “creemos que El Ciudadano es un aporte a la libertad de expresión en Rosario y que es importante apoyar esta iniciativa autogestiva, sobre todo en una ciudad donde no hay variedad de medios masivos gráficos”; y aseveró que “es importante que se apuntale una experiencia que ya lleva 18 años informando a la ciudadanía y apoyar a los trabajadores en esta nueva etapa y en el desarrollo de esta experiencia autogestiva”.

Siguiendo la misma línea de apoyo, desde Fadiccra se solidarizaron y apoyaron la decisión de los trabajadoras y trabajadores del diario, de continuar con su habitual edición, pero ahora desde la autogestión; y expresaron que desde la federación están a “disposición para sumar a estas palabras hechos que aporten a consolidar el rumbo iniciado, con el objetivo de preservar las fuentes de trabajo y la continuidad de un medio vital para la pluralidad de voces en una vasta e importante región de nuestro país”.

Asimismo, sostuvieron desde la federación, que a pesar de los temores y angustias que representan en sus comienzos, la autogestión de un medio de comunicación,  lo que prevalece es “la solidaridad, la fortaleza, la unidad y el amor de los trabajadores por un oficio vinculado a derechos básicos de todo un pueblo: informarse y expresarse libremente”.

Vale recordar que Fadiccra,  agrupa a más de veinte cooperativas y es presidida por Julio Delgado, de Copegraf, editora del diario “El Independiente de La Rioja”, y también forman parte los otro cuatro diarios autogestionados del país, que son “El Diario del Centro del País”, de Villa María; “Comercio y Justicia”, de Córdoba; “El Diario de la Región”, de Resistencia y “La Posta del Noroeste”, de Lincoln.

Antecedentes. Los inicios de “El Ciudadano” hasta hoy

Orlando Vignatti, fundó “El Ciudadano” en 1998 y dos años después fusionó el medio con al grupo “Uno”, de los mega empresarios mediáticos mendocinos Vila y Manzano.

Según publica “Redacción Rosario”, la labor de los más de 200 trabajadores que tenía la redacción de “El Ciudadano” en su fundación, lo pusieron a pelear palmo a palmo, en una disputa hasta ese momento impensada con el diario “La Capital”, baluarte hegemónico de la prensa rosarina. Para ello, “El Ciudadano”, contaba con “infraestructura suficiente para producir un diario de muchas páginas, con un buen suplemento deportivo, con avisos clasificados y fúnebres, con una agresiva política de inserción en el mercado, con diagramación y tratamiento fotográfico, distintos, modernos para la época, con notas bien escritas, editadas y corregidas al detalle”.

“La Capital” que había pasado de pertenecer a la familia Lagos, pasó a ser propiedad del grupo “Uno”, que luego deglutiría también a “El Ciudadano”.

En ese sentido, desde ese entonces, los sostenedores de ese matutino fueron sus trabajadores integrados en su organización sindical y los que “soportaron al grupo Uno, luego también a Eduardo López y a mediados de 2009 volvieron a manos de Vignatti, quien se había proyectado al mapa mediático “nacional” al hacerse dueño de Ámbito Financiero sin dejar de tener una pata puesta en La Capital, por lo que esta vez en El Ciudadano no hubo inversión para competir sino apenas un respirador artificial”.

Más acá en el tiempo, en 2015, el fundador del diario, Vignatti, vendió la propiedad de Ámbito Financiero al grupo Indalo del empresario Cristóbal López que ya contaba con la señal televisiva C5N; lo cual hizo pensar que otra vez el diario competiría en las altas esferas con los grandes medios rosarinos.

Pese a todos los maltratos sufridos, a la impericia y desidia empresarial, que poco hace por contribuir a la consolidación de un bloque trabajador que siempre es el principal sostenedor de los medios de los cuales son propietarios; desconociendo el poder de la fuerza laboral, como bien simbólico; los trabajadores y trabajadoras de “El Ciudadano”; sostuvieron sus posiciones  y gestionarán como garantes; gracias a la lucha y el apoyo obtenido por distintos sectores populares, que los que produzcan sigua llegando a las manos de los canillitas rosarinos.

 

Fuentes: El Eslabón; Redacción Rosario

 

Categoría: Economía Social- Local
2016-11-03 22:20:30
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS