A donde vayan
A donde vayan

La Red Nacional de H.I.J.O.S escrachó junto a organizaciones de Derechos Humanos de todo el país, a los genocidas civiles, Vicente Massot y Carlos Blaquier. Tanto el responsable de “La Nueva Provincia”, como el de “Ingenio Ledesma”, residen en Capital Federal.

Bajo el lema “si no hay justicia, hay escrache”, el pasado sábado 23 de Mayo, la RED NACIONAL DE H.I.J.O.S; realizó un Escrache en el marco de los 20 años de lucha de la agrupación que nucleó a hijos de desaparecidos de todo el país, a los Genocidas Civiles Vicente Gonzalo Massot y Carlos Tadeo Blaquier; director del diario La Nueva Provincia y ex presidente de la empresa Ledesma, respectivamente.

Ambos empresarios partícipes por medio de sus empresas, de medios en el caso Massot y el ingenio azucarero en caso de Blaquier, en la represión y desaparición de personas durante la última dictadura cívico militar.

El escrache de H.I.J.O.S surgió a partir de la negación por parte de la justicia de avanzar sobre los responsables económicos que financiaron y contribuyeron a la matanza dictatorial de Videla y compañía.

El primero en ser escrachado, fue Massot quien se domicilia en  Callao 1293, 6º K y luego Blaquier quien reside en Basavilbaso 1219, 4º piso; ambos de Capital Federal.

“Los casos de Massot y Blaquier representan una situación inaceptable de impunidad para los empresarios que, como corporación económica, dieron el golpe de Estado con la Junta Militar el 24 de marzo de 1976: son los que financiaron los crímenes de lesa humanidad y se enriquecieron con ellos, recurriendo no sólo a delitos financieros, sino también a la grave violación de los derechos humanos. La participación de los empresarios fue la confección de “listas negras”, usando las instalaciones de las fábricas como lugares de cautiverio y torturas, y los vehículos para los secuestros, entre otros métodos.

Los empresarios de la dictadura son los que pusieron sus empresas al servicio del genocidio, siendo parte de la planificación del terror: persiguieron a los trabajadores organizados, aumentaron sus ganancias empobreciendo al pueblo, vaciaron al país de capitales nacionales. Llenaron sus cuentas bancarias a través de una masacre.

Esa fue la corporación empresarial, sistemáticamente bendecida por la eclesiástica, defendida por la militar y favorecida por la judicial. Los grupos económicos siempre fueron los empobrecedores del pueblo.

Tanto Massot como Blaquier, hoy gozan de la Impunidad otorgada por la Corporación Judicial que los protege y apaña y que a ambos les han declarado la Falta de Mérito, en un plazo de pocos días de diferencia.”

Desde H.I.J.O.S, sostienen que ante la impunidad sistemática para los genocidas civiles, reafirman la continuidad de la militancia por el Juicio y Castigo para todos y cada uno los genocidas.

Fuente: hijosbahiablanca.blogspot.com.ar

Categoría: DDHH- Local- Nacionales
2015-05-29 13:56:26
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS