Lecturas en Villa del Parque
Lecturas en Villa del Parque

Hay una cita con la lectura en la sociedad de fomento de Villa del Parque, un club que involucra a vecinas y vecinos con deseos de aprender, compartir y gestar más espacios presenciales donde circule la palabra.

“La puerta se abrió sin ningún tipo de inconveniente”, celebró  Marisa Ruggiero, la coordinadora que hizo la propuesta a la comisión directiva de la sociedad de fomento.

El club ya va por la segunda edición, comenzó por el mes de mayo, con un compromiso de 8 encuentros cada vez. “Esta sociedad de fomento tiene una dinámica hermosa, con muchas actividades”, apuntó.

La lectura suele ser concebida como un espacio para pocas personas o suele cargar con el prejuicio de ser para intelectuales, “es muy importante que la gente se acerca para saber de qué se trata, no importa cuántos somos a la hora de compartir lecturas, muchas me manifestaron su emoción por esta construcción”.

Marisa Ruggiero tiene gran experiencia como educadora, también participó de clubes de lectura a nivel local, y realizó formaciones teatrales, literarias y artísticas en talleres. Participa como narradora en el programa municipal Bahía Lee.

La acumulación de estas exploraciones es un aporte valioso a la hora de recrear lecturas. “Me permite comunicar lo que vengo haciendo y compartiendo con otras personas, y hacer un retroalimentación entre leer y escribir, tanto de lo que traen los asistentes como lo que aporto”, dijo respecto a los intercambios logrados en acuerdo con lectoras y lectores que se suman en los encuentros.

Entusiasmar con textos y autores bahienses es parte de las metas a concretar, “desconocemos la calidad de escritores y escritoras de Bahía Blanca, que editan sus libros, también se desconocen espacios como librerías o bibliotecas disponibles”, por lo tanto, el club es un referente para aprendizajes más diversos y amplios. El autor Sergio Sammartino fue el primero en visitar el club y ofrecer sus obras para ser leídas.

El club va tomando trascendencia, “una bibliotecaria de la biblioteca popular Mafalda nos conoció y entonces surgió la propuesta de desplazarnos para allá a realizar lecturas o narrar para chicos; es como abriendo una puerta se abren muchas más”. Si bien la participación tiene un costo monetario, es accesible, y fuera de los gastos en materiales, el resto va destinado como aporte a la sociedad de fomento.

El proyecto apunta a que adultos y jóvenes se acerquen, ya que los encuentros son independientes, “siempre están a tiempo de venir, en especial estamos apuntando a los adolescentes ahora, que son un grupo que nos renueva, también indagan en la lectura y muchas veces los subestimamos”.

Ruggiero impulsa otra iniciativa, Lecturas en espera, generado con el mismo objetivo del club, acercar lecturas a vecinas y vecinos. “Pusimos una caja con libros en la sociedad de fomento, con un cuaderno, para quienes vayan pasando por las distintas actividades se tienten y se lleven a su domicilio una obra para leer. No hay un responsable. Generamos el recurso, tenemos la esperanza de seguir apostando a que se mueva la rueda”.

Abierto a nuevas participaciones es posible sumarse al Club de Lectura en 12 de octubre 2470, sede de la sociedad de fomento, los encuentros están pactados para los días martes de 14 a 15.30 horas.

Categoría: Cultura
2019-08-27 21:02:20
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS