Klaus
Klaus

Una animación que se ha ido ganando un merecido lugar entre los clásicos navideños. 

En noviembre del 2019 Netflix estrenaba Klaus, ópera prima del español Sergio Pablos, ex integrante del equipo de animadores de Disney en los 90 que luego hizo carrera en varios estudios y hasta tiene una conexión argentina, ya que fue uno de los asesores de Metegol (Juan José Campanella; 2013).

En esta trama navideña presenta una nueva teoría sobre el surgimiento de Santa Claus o Papá Noel, que sorprende agradablemente desde el punto de vista visual y argumental. 

Como la mayoría de los largometrajes animados de producción española reciente, se lanzó en inglés apuntando al mercado internacional y en una especie de revés de la trama de El Grinch (Ron Howard; 2000) se sitúa en Smeeremburg, un remoto pueblo del Ártico que no festeja la Navidad ni ninguna otra cosa, porque el odio ancestral de la familia Krum y la familia Ellingboe lo mantiene en pie de guerra.

Tal el panorama desolador que encuentra Jasper el nuevo cartero, que fue  enviado allí como castigo, aunque una vez que conoce al carpintero Klaus y a la maestra Alva intenta cambiar las cosas, no siempre por los mejores motivos. 

Animación 2D sin las complejidades del CGI, pero adecuada a un argumento bastante oscuro, aunque no tanto como para asustar a los niños a quienes está mayormente dirigida. 

De hecho, su estética fresca se disfruta tanto como su mezcla de tradiciones y su mensaje amable -“Un acto desinteresado siempre inspira otro”-, algo que fue reconocido con varios premios y una merecida nominación al Oscar a principios de este año. 

Ficha técnica. Dirección: Sergio Pablos. Guión: Sergio Pablos, Jim Mahoney & Zach Lewis. Música: Alfonso G. Aguilar. Edición: Pablo García Revert. Origen: España, 2019

Categoría: Cultura
2020-12-24 19:52:20
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS