“Un trabajo constante, consciente y serio”
“Un trabajo constante, consciente y serio”

MarPier es un emprendimiento de accesorios sustentables sin género. De la mano de la bahiense Pilar Martínez Oroz Pieroni invita a repensar el impacto de los procesos productivos de las grandes empresas e impulsa la revalorización de las telas y otros elementos, bajo la bandera de ser personas responsables con el cuidado del medioambiente.

“En un comienzo el propósito fue sustentar mis necesidades económicas como estudiante, ya que estaba en mi primer año de carrera. El emprendimiento funcionó de manera intermitente hasta el 2020, que terminé de estudiar, y ahí fue que pude dedicarle más tiempo y compromiso. Se transformó en un trabajo constante, porque es mi fuente de ingresos hoy en día; consciente, porque también implica una responsabilidad con el medioambiente; y, serio, porque además de sustentable es libre de crueldad animal”, comenzó, en dialogo con EcoMedios, Pilar.

Si bien es la única impulsora del proyecto, “me ayudan muchas personas cortando tela, con la elaboración de las etiquetas, el entintado de los sellos o la preparación de las bolsas. Mi mamá, mi hermana y mis amigas están siempre”, destacó la creadora de una amplia variedad de cartucheras, tabaqueras, mochilas, bolsos, riñoneras cross bags, cuellitos en invierno y pilusos para el verano.   

MarPier, que usa “todos materiales reutilizados. Empecé con lo que tenía en casa y ahora también recibo donaciones”, le debe su nombre a la fusión de dos de los tres apellidos de Pilar: “Martínez y Pieroni. En el 2016 no imaginaba el alcance que podía tener como emprendedora y, a la hora de elegir el nombre, me resultó atractiva esa combinación. Hoy en día no sé si resulta tan llamativo, pero mucha gente ya me reconoce y recomienda bajo ese nombre. Es algo que quedó ya hace seis años y funciona así”, reflexionó.

El camino hacia lo sustentable

El emprendimiento “comenzó en el invierno del 2016, con bufandas tejidas a mano. Fue una idea que surgió con mi prima Manuela, que venía de visita a la ciudad, y como se había hecho una, me tiró la idea de hacer lo mismo. Me enseñó y una vez que aprendí me armé un pequeño stock, me abrí una cuenta en Instagram y comencé a venderlas. Durante el resto del año también ofrecía productos como cuadernos hechos con hojas recicladas, y dibujos propios en la tapa y contratapa”, recordó.  

“Las bufandas tuvieron éxito hasta julio del 2017 más o menos. En ese momento me llegó la máquina de coser de una de mis abuelas y ahí “MarPier” da un giro rotundo. En febrero del 2018 largué la primera tanda de cartucheras estampadas a mano, con diseños propios. A partir de ahí todo comenzó a mutar y a tener otra relevancia”, continuó.  

Para Pilar, emprender implica “generar un espacio propio desde la autogestión, con todo lo que eso conlleva. Y también es encontrar un espacio colectivo, ya que las redes que se generan son únicas. Por otro lado, creo que es un desafío ya que no solo vendo productos, sino que espero que se pueda apreciar el valor de algo reciclado. Emprender de manera consciente es súper importante”.

Por último, expresó que espera que su proyecto “perdure en el tiempo. Actualmente, mi espacio de trabajo es el mismo lugar en el que vivo, pero quizás el día de mañana me gustaría tener algo separado y poder dedicarle más tiempo y de calidad. Siempre estoy buscando crecer y aprender cosas nuevas para agregar al emprendimiento”.

Los y las interesadas en conocer más sobre MarPier pueden visitar su Instagram.  

Categoría: COMUNIDAD EDB
2022-07-01 17:37:16
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS