Crear objetos únicos
Crear objetos únicos

Con el compromiso y la conexión que la técnica de un producto hecho cien por ciento a mano implican, Lunilla nació en el 2013 y, desde entonces, no ha dejado de ofrecer una amplia variedad de artículos que combinan calidad y diseño.

“El propósito de mi emprendimiento es crear objetos únicos. Y como ilustradora busco que cada artículo tenga una parte de mí y que así sean cada uno piezas especiales y únicas”, comenzó, en diálogo con EcoMedios, la creadora, diseñadora, administradora y “básicamente todo de Lunilla”, Julieta Escamilla.

A través de distintos cuadernos, tanto cosidos como anillados, agendas con diseños propios, cartucheras y estuches, álbumes de fotos, imanes y stickers, Lunilla es “como me gusta llamarlo a mí, una librería artesanal. Además doy talleres de encuadernación artesanal”, explicó.

Para Julieta, emprender “va de la mano a lo laboral. Lunilla nació, además, en un contexto donde por años me cansé de no encontrar un trabajo fijo y como no puedo quedarme quieta me dije ‘si el trabajo no viene a mi entonces lo voy a hacer yo’. Y comencé a emprender sin saber que lo estaba haciendo. La ficha me cayó bastante más adelante”, recordó.

“Por suerte tengo facilidad para los trabajos manuales así que puse a trabajar todas mis habilidades y creatividad, y lo que no sabía lo aprendí, para crear algo que me genere una retribución económica porque era básicamente lo que necesitaba. Y, a su vez, eso me generó poder reinvertir para poder seguir creciendo, comprando maquinaria, haciendo cursos y talleres, y capacitándome”, sostuvo.

Un proyecto en constante crecimiento

Cuando a fines del 2013, Julieta estaba cursando el último año de la carrera de Ilustración en la Escuela de Artes Visuales de Bahía Blanca, “para presentar un fi­nal hice un taller para aprender a encuadernar. Sin pensarlo conecté tanto con la técnica y con el hecho de ver algo que estaba hecho cien por ciento con mis manos que ese mismo año me presenté en mi primera feria. Y así nació Lunilla”.

Acompañada siempre por su familia, “pues emprendedores y artesanos, empecé a darle forma y, hasta el día de hoy, sigue en constante cambio”. Respecto al nombre, “surgió de la combinación de dos apellidos: el mío y el de un amigo. Apareció de manera inmediata y me cerró por todos lados. Al principio fue una idea súper simple pero, a medida que el emprendimiento iba creciendo, el nombre se iba adaptando perfectamente”, afirmó.

En un futuro, la joven emprendedora se imagina a su iniciativa “produciendo una línea de papelería y artículos relacionados con diseños únicos y exclusivos en gran nivel. Mi objetivo hoy y siempre va a ser que este emprendimiento sea mi trabajo, y mi futuro y el de mi familia; y que la gente, en una librería o un local, reconozca mis cuadernos y los elijan por todo lo que son y todo lo que llevan consigo”, dijo.

Para finalizar, “también es mi sueño tener un espacio taller donde exhibir las cosas que hago en Lunilla y dar talleres, y que sea un espacio abierto para otros emprendedores que lo necesiten. Por el momento el tallercito de Lunilla sigue funcionando en casa aunque espero que no por mucho”.

Los y las interesadas en conocer más sobre esta propuesta bahiense pueden visitar su Instagram.

Categoría: COMUNIDAD EDB
2022-07-08 16:08:27
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS