Un emprendimiento bahiense que continúa un legado familiar
Un emprendimiento bahiense que continúa un legado familiar

“Mimbre Bahía” es una iniciativa especializada en la fabricación artesanal de una gran variedad de productos hechos de mimbre, que crece día a día con el impulso y la esencia que enseñó e inspiró el abuelo de la familia, Ismael García. 

El emprendimiento familiar de “Mimbre Bahía” es la historia de una profesión heredada, un abuelo que se dedicó al oficio de mimbrero desde los 14 años y un recuerdo inolvidable para todos aquellos que conocieron la tradicional mimbrería que durante muchos años funcionó en Sarmiento al 1100. 

“Mi abuelo Ismael, y su hermano José, estuvieron toda la vida ahí. Cuando el primero falleció, por motivos familiares el negocio se cerró y se vendió todo. Con mi novia vendimos lo que sobrara en las ferias del Parque de Mayo. Y como no había ninguna mimbrería, y todos conocían a ´´ Los hermanos García´, nos empezaron a pedir que confeccionáramos distintos productos”, explicó Lautaro García Walz, uno de los responsables del negocio.

En la actualidad, y desde hace unos cuatro años, “Mimbre Bahía” es llevada a cabo por él, su papá Sergio García, que teje y hace arreglos, su hermana María Luz García Walz, que hace las cortinas, su mamá Alejandra Walz, que ayuda con las redes y páginas, y su novia Cecilia Otamendi, que es diseñadora gráfica y aporta al negocio con hermosos diseños. 

Con esa esencia hogareña y confianza por aquello conocido, el emprendimiento “es algo familiar y artesanal. Todo lo hacemos con las manos y traemos el mimbre del delta. Yo al oficio de tejer si bien lo sé por haber visto cómo se hacía, no lo sabía al 100% como mi papá que es quien trabajó mucho tiempo con mi abuelo”, aseguró Lautaro.  

Todo tipo de productos

“Mimbre Bahía” se dedica a la fabricación, venta y reparación de artículos de canastos de distintas medidas, cajones, cajoneras, sillones, sillas, cortinas de junco, pantallas y leñeros, entre otros. “También empezamos con la confección de manteros, canastos para ropa y hamacas colgantes. Y, como planes a futuro, tenemos la idea de meternos un poco en lo que es la decoración de interiores”, dijo.

Y, siguiendo esa línea, agregó: “La idea es crecer. Pero viendo cómo está la economía por ahora quiero que nos mantengamos lo que más podamos, para el día de mañana abrir un buen negocio. En la casa que era de mi abuelo, Solís 973, es donde trabajo y dónde recibo a la gente cuando quiere ver algo, siempre con cita previa”. 

Con la premisa y la misma experiencia que les demostró que es posible trabajar en familia, Lautaro finalizó: “Esto que hacemos quedó de herencia. Más allá de que también es una ayuda económica, lo realizamos para que no se pierda el oficio. A veces me traen cosas que hizo mi abuelo hace un montón de años y eso me asombra y emociona”, finalizó.

Para conocer más al respecto, los y las interesadas pueden comunicarse vía WhatsApp al número 291 5701059, o a través de las redes sociales de Instagram y Facebook.

Categoría: Iniciativas- Local
2021-11-26 17:25:35
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS