Un circo con corazón bahiense

0

Luego de diez meses sin actividad el «Cirque XXI» volvió a abrir para llevar alegría y diversión al público de nuestra ciudad.  Sebastian López, quien actualmente está a cargo del circo, cuenta la experiencia de retomar las funciones.

“Sentimos que nos devolvieron un poco de nuestra vida, de lo que amamos, de lo que hacemos…volver fue  realmente fue muy emocionante”, asegura Sebastián y cuenta que si bien fue complicado reactivar, e implicó muchos dolores de cuerpo y pérdida de peso para estar acorde en la función, el hecho de volver a ensayar y estar junto al público les trae felicidad. 

Respecto a la experiencia de brindar el show con protocolo para evitar contagios de Covid 19,  López cuenta que al ingresar a la carpa se toma la temperatura, luego se aplica alcohol en las manos y permanentemente  se cuida mucho la distancia social acorde a los grupos familiares que  asisten al espectáculo.  Además, la sala se desinfecta todos los días entre función y función. 

“Tenemos trapecistas, malabaristas, acróbatas, payasos, lanzadores de puñales, magos… es un espectáculo para toda la familia. Con lo que más se van a encontrar es con la tecnología  en sonido e iluminación, y una  producción de 360º, que la verdad, funciona muchísimo y a la gente le gusta mucho. Es algo sorprendente, que no hay en otros circos de Argentina, ya que es el único que se maneja a nivel de 360º que no tiene un fondo.  Es algo nuevo para el público, totalmente distinto a los circos tradicionales”

Antes de la pandemia, al llegar a Bahía Blanca, la familia de circo contaba con 49 personas de las cuales 46 se mantienen en la ciudad al día de hoy y al  retomar las actividades se han incorporado nuevos artistas. 

Durante el tiempo de inactividad circense, los y las integrantes del circo se vieron en la necesidad de sostenerse económicamente realizando distintos emprendimientos como verduleria, ventas de barbijos, herrería, entre otros rebusques. Actualmente, la mayoría de esos trabajos dejaron de realizarse, a excepción de algunas familias que continúan vendiendo artículos de  forrajería y la venta de  artesanías por temor a que en algún momento vuelva el cese de los espectáculos.

“Esta pandemia nos ha dejado más sensibles a nosotros y al público. La gente sale muy agradecida por haber esperado tanto, por haber aguantado, por brindarles este espectáculo. Y nosotros estamos muy agradecidos con la ciudad que tanto nos ha ayudado en esta cuarentena que ha sido durísima para el mundo en sí. La gente ha sido muy generosa y solidaria” también cuenta que el municipio de la ciudad los ha tratado muy bien y que Bahía Blanca se ha ganado un lugar muy importante en el corazón del circo, a tal punto que casi se sienten miembros de esta comunidad.  

“Queremos quedarnos hasta fines de abril o mayo, por un lado,  porque nos está costando conseguir un lugar a donde trasladarnos, pero además, estamos muy cómodos, ya casi somos bahienses. Nos va a costar mucho irnos de la ciudad porque tenemos sentimientos encontrados. Vamos a tratar de estar todo el tiempo que el municipio nos permita, mientras la ciudad nos responda.”

Las funciones tienen lugar todos los días de semana a las 22 hs y sábados y domingos a las 19 hs y 22 hs. Las entradas  tienen un valor accesible y se adquieren en la boletería ubicada en Alem y Córdoba, de lunes a viernes de 18 a 23 hs  y fines de semana de 11 a 13 hs y de 16 a 23 hs.

Deje su comentario