“Tenemos que empezar de cero”
“Tenemos que empezar de cero”

El día de ayer se registró un incendio en el «Merendero Huellitas», lo que generó destrozos de la construcción del espacio y la pérdida total de alimentos, ropa, calzado y elementos de cocina que se utilizaban para asistir a más de 70 familias del barrio Loma Paraguaya.

La coordinadora del merendero, Daniela Canevari, explicó que “yo venía con mi nene y cuando pasé por al lado de una ventana del merendero sentí un calor en el brazo, así que fui a ver y cuando abrí la puerta vi fuego arriba de un mostrador. Ahí no había cables ni nada como para haber provocado el fuego”, y agregó “fui a mi casa, que está al lado, y busqué a mi hija. Cuando volvimos, estaba incendiándose. Solamente pude sacar un equipo, pero del resto, nada. Ya era tarde”.

Según la evaluación del equipo de bomberos que asistió a lugar en un primer momento, y las palabras del perito que visitó hoy el lugar, el incendio fue iniciado de manera intencional.

Comenzó alrededor de las 15 hs del jueves y tuvo varios focos de inicio: uno de ellos, dentro de una olla de acero que habían adquirido hacía poco tiempo que quedó fundida por el calor. “De los vecinos nadie vio nada como para saber si fue un menor o un mayor de edad. Pero esto no fue desde adentro, fue un tercero que vino de afuera”, afirmó Canevari.

“Ahora tenemos que ver cómo seguir. El perito se llevó las cosas a la comisaría y van a presentarlo a fiscalía para abrir una investigación que incluye a la gente que estaba en mi casa, e incluso yo. No tengo problema: he puesto mi sueldo entero en el merendero, no lo voy a destruir”, expresó la coordinadora, en comunicación con la Cooperativa Ecomedios.

“Lo más difícil fue ver a mis hijos llorar por algo que construimos a pulmón, y los nenes que se acercaban a preguntar qué había pasado, y dónde iban a tomar la leche si ya no estaba su lugar. Yo en un principio pensé en dejar todo porque es doloroso ver el fruto de nuestro esfuerzo y trabajo, anoche no podía dormir. Pero no puedo bajar los brazos, esto es lo que me gusta y lo voy a seguir haciendo”, puntualizó.

Canavari explicó que “recién nos vino a ver una empresa que nos donó mil ladrillos, nos falta cal y cemento para terminar de levantar las paredes y cerrar el lugar, para empezar de cero”. Además contó que, pese a todo, las y los colaboradores ya están organizando de qué forma conseguir y entregar bolsones de ropa, calzado y alimentos secos a las familias que asisten.

Las donaciones se pueden acercar a su sede en Ingeniero Luiggi 2577.

Categoría: Local
2021-05-14 16:30:27
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS