Tarde de malabarismo en el Parque de Mayo

0

El domingo se realizó el último encuentro de malabarismo del año en el sector de la estatua de San Martin, el Parque. Estuvo destinado a malabaristas profesionales, amateurs y  toda persona con deseos de incursionar en este deporte.

¿Deporte? Si, así es. El eje principal del este encuentro es plantear al  malabar como un deporte y no como arte, dado a que muchas veces se lo asocia al espectáculo circense. Hacer malabares, en realidad, consiste en realizar un entrenamiento físico recreativo en el que se trabajan el cuerpo y la mente.

“Se logran  efectos psicosomáticos increíbles, ya que entrena los reflejos, mejora el auto estima, se genera una dinámica de superación  donde siempre se avanza. Esto psicológicamente, ayuda a superar distintas problemáticas y cuestiones de la vida», contó Juliana Florencia Perez, organizadora.

Malabarismo en Bahía

La idea surgió luego de un viaje a Chile donde Juliana Pérez junto con Gonzalo Ramburger y Matías Barral descubrieron que en dicho país a diferencia de Argentina, hay muchos malabaristas deportivos y  que dicha disciplina está bien separada del circo.

Al regresar a Bahía Blanca y sumando a Antonella Sabini, se contagiaron de la idea de organizar estos encuentros en la ciudad con la impronta deportiva.

“Llevamos 14 eventos, todos han sido muy variados y siempre en lugares públicos alternados para que la gente los pueda ver e incluso pueda eliminar posible prejuicios», profundizó Perez,

Además, agregó: «Se ve al malabarista como una persona que hace un deporte, se entrena y disfruta” . “Viene gente de todo tipo, muchos niños y niñas, lo  cual es muy grato porque aprenden, juegan y se interesan. También se suman jóvenes, adolescente y adultos que generan un lugar de debate, encuentro e intercambio humano y de trucos”.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: