Siguen las testimoniales

0

El TOCF bahiense sumó siete declaraciones testimoniales en el juicio oral y público a Genocidas de la Armada argentina de la BNPB. Los testimonios tuvieron lugar en jornadas del pasado lunes 23 y martes 24 de febrero.

El Tribunal Oral Federal en lo Criminal (TOFC) bahiense dio continuidad al debate oral y publico por delitos de lesa humanidad perpetrados en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio (CCDyT) en Baterías de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB). En dos jornadas que tuvieron lugar el lunes 23 y martes 24 de febrero, los miembros del tribunal escucharon siete declaraciones testimoniales; y al finalizar la jornada del martes se dictaminó cuarto intermedio hasta el venidero 3 de marzo.
En la jornada del lunes 23, el primer testigo en prestar declaración fue Roberto Del Valle, ex radioperador en Ezeiza, quien realizó traslados de personas secuestradas desde
Espora hasta Trelew. Luego declaró un ex integrante de la Prefectura Héctor Curcio, cuyo hermano sufrió un secuestro y luego fue liberado.
Por su parte, Liliana Griskan, quien fue víctima y estuvo secuestrada; no pudo declarar con normalidad, ni explayarse. Ya que se vio interrumpida en reiteradas oportunidades. El Tribunal opto, desde hace algún tiempo, una modalidad en la cual no se permite a los testigos declarar cualquier otra cosa que que no sea “exclusivamente lo que figura en la causa que se analiza”. De esta manera los testigos, están sumamente condicionados en su relato, ya q son interrumpidos permanentemente, por las defensas y el Tribunal que
hace lugar a todos estos reclamos.
“Además de lo complejo de ésta situación de interrupciones, prohibiciones y largos debates que se producen entre las partes, para quienes están ahí sentados, declarando seguramente lo peor que les tocó vivir en sus vidas, la mayoría de ellos, deberán volver en otras instancias a declarar lo que saben o padecieron, contradiciendo de ésta manera la Implementación del uso de reglas prácticas para agilizar causas complejas en todo el país de la Cámara de Casación Penal promovió, cuya finalidad era agilizar las causas y evitar la revictimizacion de los testigos y que repitan varias veces su testimonios. Esto no sucedió en los dos juicios anteriores, donde el Tribunal era el mismo”.
La jornada del martes 24 el primero en declarar fue el ex policía de establecimientos Navales en Puerto Belgrano, Rubén Valdez, quien fue testigo, luego del Golpe del 1976, del ingreso de camiones y camionetas con detenidos encapuchados y esposados a la Base Naval; tanto “hombres y mujeres”. El mismo pudo observar, al correr un portón y asomarse, a gran cantidad de secuestrados en un patio grande, parados, mirando contra la pared y encapuchados. No pudo dar cuenta a qué lugar de la Base fueron llevados, pero afirma que no los vio salir de la misma.
El segundo Testigo fue José Néstor López Policía en actividad en la Ciudad de Punta Alta. Refiere haber visto gente detenida en los calabozos que tenía la policía y que compartían con Inteligencia Naval. También vio entrar a la Base camiones militares, que por el color eran de Infantería de Marina, con gente encapuchada y esposada. No sabe a donde los llevaban luego.
En tercer lugar declaró Rubén Miceli quien realizo el servicio militar en el Batallón 181 y junto con su grupo de soldados debían salir a realizar operativos, tanto a las rutas, como a casas particulares. No recuerda que hayan sido secuestradas personas en sus intervenciones como soldado, solo una persecución a un auto en la ruta 33 en una oportunidad en que el mismo trato de escapar, lo tirotearon y se trataba de un matrimonio con dos niños que se habían asustado, contó. Cuando íbamos a las casas, “le dábamos vuelta todo” y si había algo de valor, “dinero o joyas se lo debíamos dar a los jefes a cargo”. Vio gente detenida en el Gimnasio del batallón, entre ellos a los hermanos Giorno, Canini, Carracedo, Barcia.
Por último declaro la testigo y víctima Martha Mantovani, en un testimonio contundente, extenso y cargado de compromiso, dio cuenta de todo lo padecido en su secuestro, detallando el lugar, y las practicas que allí se llevaban a cabo con los secuestrados, como las torturas y vejámenes. Dio cuenta de haber estado con Silvia Diez, Horacio Russin, Eduardo Eraldo y demás gente que estuvo secuestrada en el CCD Baterías de Punta Alta. Se pregunta cómo ha sido la vida de estas “bestias que tengo a mis espaldas, del 76, hasta ahora” y como puede ser que les den en algunos casos prisión domiciliaria que violan sistemáticamente. Les pidió a los jueces que Cumplan con su Función y al fin, luego de tantos años impartan la mejor justicia.

Fuente: http://hijosbahiablanca.blogspot.com.ar/

Deje su comentario