Rompiendo la rutina

0

La 92ª ceremonia de entrega de los Oscar fue del aburrimiento al batacazo.   

La premiación de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha ido convirtiéndose en un glamoroso y rutinario desfile de presentadores y ganadores, pero todavía vale la pena verla porque sus resultados marcan la agenda de estrenos internacionales y dan visibilidad a films –cortos y documentales en especial- que de otro modo jamás obtendrían.

La repartija del pasado domingo 9 de febrero no tuvo conductor principal y después de la espectacular apertura de Janelle Monáe, el desfile mencionado sólo fue condimentado por los números musicales de las canciones nominadas o casi, porque Eminem despistó al interpretar su premiada “Lose Yourself” después de haberse negado en 2003.

Como estaba cantado, los Oscars a la actuación fueron para Joaquin Phoenix y Renée Zellweger como protagonistas y Laura Dern y Brad Pitt como secundarios; los demás supusieron poca sorpresa o emoción y el mínimo suspenso apuntó a si el mejor film del año sería el bélico 1917 del británico Sam Mendes o la comedia negra Parasite del surcoreanoBong Joon-Ho.

En 91 años ese Oscar siempre fue para largometrajes hablados en lengua inglesa,  producidos o coproducidos por Estados Unidos o Gran Bretaña, eso y los premios a mejor guion original, mejor director y mejor film extranjero – rebautizado como internacional-  de Parasite parecían dejarlo honrosamente fuera.  

Pero después de tres horas y media – pasar varias categorías y tributos a una ceremonia secundaria no ha acortado el show- Jane Fonda anunció la gran ganadora que fue… Parasite, rompiendo la “costumbre”, dando pie al festejo azorado del elenco surcoreano -obviamente en su idioma- acompañando por la mayoría del público.   

Solo queda preguntarse si será gatopardismo para finalmente no cambiar nada o una verdadera apertura de la industria.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: