Proteger la lactancia materna

0

“Creo que el lema de este año apunta a cómo podemos contribuir con la mamá y el bebe que se están comprometiendo a un tipo de nutrición natural, benéfica al 100% y absolutamente incuestionada”.

En el contexto de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, durante la primera semana del mes de agosto, se promueve la práctica, como una contribución al bienestar y la salud de lactantes y de la persona que amamanta. En esta nueva edición, el lema elegido es “Proteger la lactancia, una responsabilidad compartida”, considerando de esta manera a la lactancia como un hecho cultural colectivo que requiere un abordaje intersectorial y comunitario.

“Creer que la lactancia materna es por inercia y que va a funcionar siempre bien, no es así. Desmitificar el romanticismo de la lactancia está bueno, saber de antemano que si aparecen dificultades estamos dentro del rango más numeroso de familia. No es fácil, requiere mucho esfuerzo, apoyo, coordinación”, afirmó la doctora Laura Velasco en diálogo con el médico Facundo Tressarrieu.

La invitada contó que en este contexto es importante destacar que, no es casual que luego de un año y medio de pandemia, donde arrasó con varias cuestiones, una de ellas fue la dificultad de acercarse a los sistemas de salud para hacer consultas en tiempos oportunos. También, se dificultó la convivencia familiar, la presencia de familiares que ayudan y colaboran: “Nos tenemos que reconstruir después de este tsunami que fue la pandemia y en lactancia también. Creo que el lema de este año apunta a cómo podemos contribuir con la mamá y el bebé que se están comprometiendo a un tipo de nutrición natural, benéfica al 100% y absolutamente incuestionada”, expresó.

Ámbitos favorables

Hay que cuestionarse además de qué forma el entorno, la familia, el padre, el trabajo, pueden contribuir para que la madre se sienta lo más sostenida posible en estos tiempos tan difíciles, como son los primeros tiempos de un recién nacido. Hay una necesidad de que todo su entorno se comprometa, organizarse con anticipación a la llegada del bebé, sabiendo que la demanda va a ser alta los primeros tiempos. “Siempre decimos, no es que la madre necesita ayuda, se trata de organizar las tareas y redistribuirlas para que el padre se haga parte, y que no ayude. Hay que cambiar el concepto”, sostuvo la doctora.

Nota completa en la edición N° 65 de Ecos Puntaltenses, producto de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios. Todos los derechos compartidos.

Deje su comentario