Ni un paso atrás
Ni un paso atrás

Ante las críticas a las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, puso el énfasis en que «las estructuras del Estado han crecido» y «la sociedad se ha concientizado». Dijo que políticos de la oposición buscan reinstalar la teoría de los dos demonios.

El Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, consideró que «es imposible volver atrás en las políticas de Memoria, Verdad y Justicia» que se vienen llevando adelante desde 2003 «más allá de que un candidato presidencial lo tilde de curro» porque «la sociedad se ha concientizado» y las «estructuras del Estado han crecido».

En una entrevista con Télam, Fresneda se refirió así a los dichos sobre la política de derechos humanos del gobierno nacional del candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, quien competirá en los comicios generales del próximo 25.

Al rechazar esos dichos, Fresneda destacó que la sociedad se ha «empoderado» de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia y manifestó su «orgullo personal» por «haber formado parte de un proceso político que comenzó Néstor Kirchner en 2003 y que tuvo que ver con inculcar en las generaciones nuevas esa necesidad de que no silenciaran ni ocultaran una mochila llena de sangre que no les pertenecía».

«Con esa teoría de los dos demonios que se instaló durante tantos años y que de a poco se fue logrando despejar con el trabajo conjunto del Estado y los organismos de Derechos Humanos», rescató el funcionario.

Por eso, consideró «imposible volver atrás gane quien gane la presidencia» porque «en este camino que comenzó Néstor y que continuó la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner la sociedad entendió que se pudo producir una armónica pacificación con la reconstrucción de lo vivido a partir de la memoria y con el fin de la impunidad gracias a la reapertura de los juicios».

«Se decía, se trataba de instalar, que si uno hacía memoria iba a hacerlo desde un lugar negativo, que se iba a generar un caos social, y muy por el contrario, la sociedad entendió que la impunidad podía ser revertida de una forma armónica», observó Fresneda.

Analizó también que ese proceso «que se desarrolló a través de los años también generó una concientización sobre lo que había ocurrido y estaba oculto, y de esta forma se fueron visibilizando sectores que permitieron el diseño de nuevas políticas en otros sectores que también habían sido invisibilizados como los pueblos originarios, por ejemplo».

Fresneda indicó que «asimismo, existe otro nivel que hace imposible que volvamos atrás, más allá de que algún político intente hacer campaña con algo que atrasa».

«Ese otro nivel que existe y que hace imposible el retroceso, es el mismo Estado, donde las mismas estructuras han avanzado y crecido. Por otra parte, a nivel mundial el país también está siendo observado y sería muy negativo un escenario diferente. Aunque no lo digan los candidatos, eso también lo saben», sintetizó el secretario.

«Que los jueces hayan escuchado a las víctimas del terrorismo de Estado ha sido un paso fundamental y el mundo entero lo ha sabido valorar. Por otra parte, en caso de que se intentara echar por tierra todo lo alcanzado eso generaría una grave crisis institucional y la misma gente no lo permitiría», consideró.

Por eso, el funcionario, finalizó con que se siente «muy tranquilo con lo que estamos dejando, una Secretaría que ha trabajado por la Memoria, la Verdad y la Justicia, que se va con sus finanzas en orden y con políticas claras sabiendo que los derechos humanos son ahora parte de una agenda nacional».

«En lo particular creo que he cumplido con el deber ético que estos tiempos ameritaban bajo el legado de Néstor y Cristina y con la satisfacción de haber luchado contra la impunidad de los años más nefastos de la historia argentina», finalizó Fresneda.

El funcionario fue uno de los fundadores de la agrupación Hijos en Córdoba y director de la delegación provincial de la Anses y su designación como secretario de Derechos Humanos fue decidida por la Presidenta en reemplazo del fallecido Luis Eduardo Duhalde, a través del decreto 725/2012 publicado en el Boletín Oficial.

Martín Fresneda, fue de niño, junto con su hermano, testigo del secuestro de sus padres por un grupo de tareas durante la llamada Noche de las Corbatas, una serie de operativos con que la dictadura hizo desaparecer a un grupo de abogados laboralistas de Mar del Plata.

Tomás Fresneda y su mujer, María de las Mercedes Argañaraz, fueron secuestrados en julio de 1977. Los Fresneda tenían dos hijos, Ramiro y Martín. María de las Mercedes esperaba al tercero: en el momento del secuestro estaba el quinto mes de embarazo.

 

Fuente: TÉLAM/Infojus Noticias

Categoría: DDHH- Nacionales- Política
2015-10-19 21:11:33
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS