Minari

0

Un largometraje que combina el sueño americano con la crónica familiar.

Minari se desarrolla en la década del 80, cuando Jacob Yi y su familia se mudan a una granja de Arkansas, donde él intentará cultivar hortalizas coreanas para vender a otros inmigrantes como ellos mismos y poder dejar su rutinario trabajo como sexador de pollos. 

Proyecto ambicioso, que provoca disputas con su esposa que angustian a sus dos hijitos, algo que empeora con la falta de agua para los plantíos y la llegada de su suegra desde Corea. 

Suena como un drama de inmigración subido al carro victorioso de Parasite (Bong Joon-ho; 2019), pero es una producción estadounidense en la que el director y guionista Lee Isaac Chung volcó parte de su propia infancia. 

La llegada de la abuela es el principal punto de giro de la trama, que pasa a centrarse en la relación de esa mujer vital con su pequeño nieto David, no tanto por la cantidad de escenas compartidas, sino por la fuerza de las respectivas interpretaciones y la química entre Youn Yuh-jung y Alan Kim. 

Un acierto acompañado por el bucolismo del paisaje, secundarios que marcan el choque con la cultura local, la dosis justa de humor e ironía –un rasgo compartido o heredado de la cinematografía coreana- y la bella metáfora relativa a la hierba silvestre del título, que crece sin necesitar cuidados y se seca para volver a crecer más fuerte en su segundo ciclo. 

Minari fue nominado a mejor film para los Oscar 2020 que se entregarán en abril y a pesar del golpe bajo cerca del final –que mejor no spoilear-,  lo merece plenamente. 

Ficha técnica. Dirección y guion: Lee Isaac Chung. Música: Emile Mosseri. Fotografía: Lachlan Milne. Intérpretes: Alan S. Kim, Yeri Han, Steven Yeun  Origen: USA, 2020.

Deje su comentario