Medio siglo de amor

0

Este año un inolvidable romance cinematográfico cumple los cincuenta.

“¿Qué se puede decir de una chica de veinticinco años que murió? Que era linda. Y brillante. Que le gustaban Mozart y Bach. Y los Beatles y yo.”, con esta frase comienza el largometraje Love Story y la novela homónima, que respectivamente se convirtieron en un éxito y un bestseller en 1970.

De esos casos curiosos en que el batacazo del film precede al libro, ya que Erich Segal refritó su propio guion para aprovechar la veta y eso explica por qué sin ser una obra maestra, la realización de Arthur Hiller lo supera ampliamente. 

Si nos atenemos al protagonismo de la banda original de sonido compuesta por el francés Francis Lai es un melodrama romántico, centrado en Oliver -un estudiante de abogacía tan atractivo como ricachón- y Jenny – una estudiante de música tan talentosa como pobretona- que se enamoran a pesar de la oposición de la familia de él y luego se les cruza el mayor de los obstáculos.  

Son tantos los argumentos parecidos como para citar al shakespereano “Romeo y Julieta” y olvidar el asunto, pero el director canadiense supo darle el tono perfecto para que su halo de romanticismo trágico no pareciera demasiado cursi frente a las tramas fuertemente sexuales del cine europeo de ese momento o los ecos del libertario “Verano del amor” estadounidense.

Y la luz invernal como marco, tanto para el amor que surge como la sesión de patinaje sobre hielo que se vuelve despedida y las interpretaciones de una Allie Mc Graw que hace creíble la fuerza de su personaje y un Ryan O`Neal que por una vez logra transmitir los sentimientos del suyo. 

Un clásico para suspirar y lagrimear, disponible en varias plataformas de streaming. 

Deje su comentario