Mascotas y bebés

0

Los animales domésticos son parte de la vida de muchas familias, crear y apoyar buenas relaciones con recién nacidos es una tarea educativa.

El nacimiento del bebé y la posterior llegada a la casa es un evento importante para la vida de madres y padres. Al igual que niñas y niños, los animales pueden sentir celos por esta nueva incorporación, por lo tanto es importante mantener el cariño y el cuidado, y esto también será parte de la generación de un vínculo entre bebé y mascota.

“Cuando el bebé llega a la casa es importante que la presentación hacia el animal sea de forma calmada, si él está exaltado no va a comprender la situación. También hay que tener en cuenta de no dejar nunca al bebé solo con la mascota, siempre debe haber alguien supervisando, no porque el animal se vuelva malo, sino porque puede suceder que jugando sin querer rasguñe”, aportó la médica veterinaria, Melisa Vázquez.

 Otro punto importante es que no hay que retar al animal por oler las pertenencias del bebé, ya que lo asociará con algo negativo, tampoco se debe utilizar los juguetes del bebé con el perro y no es aconsejable que la criatura y el animal duerman en la misma habitación. Es relevante tener en cuenta que la mascota tiene un rol participativo en la situación familiar, y debe aprender a incorporar al bebé como un integrante más.

Relación con perros

Ante el cambio de rutina del perro, hay que introducir cambios de forma gradual. Lentamente, compatibilizar el tiempo de juego con la mascota, sin suprimir este tiempo compartido. También, es esencial  acostumbrar al animal a cierto grado de independencia, por ejemplo en la hora del juego que los dueños no estén presentes, sino que aprendan los perros a jugar solos. Esto se puede lograr con juguetes interactivos. Pero si están acostumbrados a jugar con los dueños, se puede disminuir este tiempo y aumentando la oportunidad de que se entretenga sin esta presencia. Si el animal es muy activo, es posible considerar la ayuda de un paseador.

Si el animal es adulto, y no se puede anticipar cómo va a reaccionar ante la llegada de un bebé, se recomienda llevar a cabo diferentes estímulos, como el acústico, con una grabación de un bebé llorando mientras se juega con la mascota, si la actitud de este es positiva se lo recompensa con caricias. Además ,es importante ir aumentando el volumen hasta llegar a que parezca lo más real posible. También pueden ser estímulos visuales, introduciendo objetos del bebé, como la cuna, para que se vaya familiarizando y acostumbrando. En cuanto a los estímulos olfativos, puede ser a través de productos que vaya a usar el bebé para que también se acostumbre. Si la actitud es positiva es clave reforzarlo con bocados de comida.

Nota completa en la Edición N° 749 de Ecodias, producto de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios. Todos los derechos compartidos

Deje su comentario