Las Bibliotecas tuvieron un año 2020 de gran acompañamiento social

0

En el marco de la pandemia, las Bibliotecas Populares de Bahía Blanca se instituyeron como referentes de contención comunitaria también desde la virtualidad.

Desde el comienzo de la emergencia sanitaria, ayudaron a organizar el tiempo de aislamiento obligatorio compartiendo información fidedigna y clara a la población donde se hallan insertas. También concientizan y promueven hábitos y conductas sanitarias que tienden al bien común.

Asimismo, se presentaron como plataformas virtuales de acceso a la lectura, a la recreación y a diversas manifestaciones culturales durante el periodo de emergencia sanitaria, generando y fortaleciendo los lazos sociales.

Las Bibliotecas de la ciudad, a través de su personal a cargo, pudieron acercarse desde las plataformas virtuales con sus lectores, brindando una comunicación constante con contenidos de valor e iniciativas diversas.

“No abrimos la biblioteca nunca, por lo menos hasta el año que viene no sabemos qué va a pasar porque es muy pequeña entonces decidimos hacerlo a puertas cerradas; los préstamos se hacen por redes sociales o por celular”, indicó por su parte, la referente de la Biblioteca Popular Daniel Aguirre, Carina Zabaloy. 

El trabajo de una bibliotecaria o un bibliotecario cambió, creció su actividad y apreciación de su labor  y el contexto habilitó un vínculo más cercano y personalizado con las personas. Procuraron a través de distintas estrategias lúdicas y pedagógicas seguir profundizando en el lazo entre la biblioteca y la comunidad.

“Nos animamos a hacer por Zoom uno de poesía con Laura Forchetti que fue un éxito, la gente se re enganchó. Se formó un lindo grupo, fueron tres encuentros. Todo lo demás que teníamos proyectado quedó en el tintero pero bueno con la esperanza de que el año que viene podamos llevarlo a cabo”, reseñó Zabaloy.

“Creo que la Biblioteca desde que abrió fue fundamental para muchos. Es una gran compañía, la pedían un montón, la gente me preguntaba cuando abríamos. La lectura no pierde vigencia, la gente consume mucho, lee mucho. Logramos que entren en la rueda de préstamos de libros muchos que antes no lo habían hecho”, concluyó la bibliotecaria.

Pese a las dificultades de no realizar las actividades con normalidad desde la presencialidad,  las Bibliotecas pudieron acompañar en el 2020 con iniciativas culturales, sociales y educativas desde sus páginas y otras otras plataformas. 

Deje su comentario