La trilogía del cucurucho de tres sabores

0

Tres parodias que se ríen de tres géneros cinematográficos puntuales y en general.

En el presente el director británico Edgar Wright tiene reputación internacional y suele filmar en Hollywood con presupuestos altísimos, pero las que marcaron el despegue de su carrera fueron tres comedias paródicas de bajo presupuesto y altamente disfrutables, escritas por él mismo junto al actor Simon Pegg y protagonizadas por el propio Pegg y Nick Frost.

La colaboración de ese equipo comenzó en la serie Spaced (1999-2001), se transformó en amistad y en el deseo de continuar trabajando juntos, que se concretó exitosamente en Shaun of the Dead  (2004), localmente distribuida como Muertos de Risa

Una trama de zombies en tono de comedia, con un tributo evidente al estilo de George A. Romero -maestro del subgénero- y un par de amigotes tratando de sobrevivir a una horda de muertos vivientes entre torpezas y despistes. 

La segunda fue Hot Fuzz (2007), típico policial de parejas disparejas que aquí se estrenó acertadamente como Arma Fatal, donde un par de policías debe enfrentar una escalada de crímenes en un pequeño pueblito inglés. 

Y finalmente The World’s End (2013), parodia de ciencia ficción apocalíptica en la que el reencuentro de unos amigos que quieren recorrer los bares de su ciudad como en la adolescencia coincide con una invasión alienígena. 

¿Qué es lo que hace de estos films una trilogía además del animus jocandi de sus protagonistas y realizadores?: Que todos tienen una escena clave donde el helado de tres gustos hace su aparición. 

Broma interna que pasó a los espectadores y se convirtió en un juego cinéfilo, aunque lo mejor está en la panzada de humor – a veces bastante negro- que ofrece y en que se encuentran fácilmente online.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: