La olivicultura como opción del turismo local

0

A pocos kilómetros de Bahía Blanca, precisamente en Calderón,  Ruta N° 3 vieja, en el kilómetro 665, se encuentra la Finca Oliva Olivos. Un emprendimiento familiar que busca fomentar el turismo a través de la gastronomía, la olivicultura y la educación. 

El proyecto comenzó en el año 2013 cuando Sandra Klein y sus hijos Franco y Marianela Tamburo comenzaron a hacer realidad el sueño sin perder de vista sus objetivos de sumar a la comunidad y de brindar calidad en su servicio.

Conoce sobre la Casa de Té

Con un espacio de 11 hectáreas y alrededor de 3600 plantas, Franco cuenta que la idea siempre fue combinar el sueño de su madre con el trabajo que él ya venía haciendo en los olivares, por eso cuando decidieron emprender buscaron apoyo de la municipalidad y las cooperativas de trabajo para realizar cosechas sociales, como por ejemplo en el Olivo ubicado en la intersección de calles Sarmiento y Urquiza, donde desde la finca se enseñaba sobre cómo se produce el aceite.

A partir de la cosecha de aceitunas se pueden realizar diferentes productos que varían entre lo comestible y lo cosmético. Buscando demostrar los beneficios del aceite de oliva y sus múltiples utilidades, por eso, en la finca se puede encontrar una mini tienda de elaboración de productos artesanales.

Conoce sobre olivares y sus productos

La pasión por el fomento de la olivicultura y de mostrar la importancia de la producción local, hace que el emprendimiento se vea altamente comprometido con la educación, motivo por el cual el lugar abre constantemente sus tranqueras para recibir visitas de colegios, jardines y turistas que deseen hacer un recorrido por el olivar, ver las máquinas y conocer historias que van desde lo mitológico hasta lo real, que pueden contarse a partir del olivo. 

Conoce sobre el perfil educativo de la finca

Desde la finca también se fomenta la gastronomía casera donde cada fin de semana se ofrece un menú diferente.

“Apuntamos a hacer un menú de calidad y honesto, por ejemplo, si decimos que vamos a hacer risotto, va a ser el verdadero risotto y no un arroz similar al risotto”, cuenta Franco quien además asegura que en el restaurante se ofrecen degustaciones de los aceites de la finca y sus utilidades en comidas que muchas veces sorprenden a las personas al saber que también se puede utilizar el aceite de oliva en helados, budines y gran variedad de alimentos.

La finca se encuentra abierta los sábados y domingos de 12 a 15 hs para almuerzos y de 15.30 a 19 hs para meriendas. Se puede ir con mascotas y equipo de mate, sabiendo que en el lugar se puede disfrutar del aire libre, del paisaje y de la gastronomía.

Para poder brindar un servicio de más calidad y más personalizado, se recomienda hacer una reserva al  WhatsApp 291 402-6545.

El evento de la cosecha

Deje su comentario