“La necesidad es muy grande, pero todo suma”
“La necesidad es muy grande, pero todo suma”

El Merendero Comedor El Pasillo funciona desde hace poco más de un año en el barrio Noroeste, asistiendo a las familias más afectadas por la pandemia. Piden apoyo a las autoridades e incentivan a las personas a mantener una actitud solidaria.

Ubicado en calle Chaco 570, «El Pasillo» acompaña a más de 30 familias y alrededor de 100 niños y niñas que se acercan a sus actividades. Dan merienda los lunes, jueves y sábados, entregan ropa y calzado, asisten a familias aisladas o con Covid y a partir de julio podrán volver a cocinar viandas.

Su coordinadora, Melisa Pérez, cuenta con la ayuda de un equipo de mujeres compuesto por Micaela Cornett, Andrea Santander, Florencia Pulido y Cecilia Pedroncini.

“Formamos un gran equipo que fue cambiando. No somos asistentes sociales, somos un grupo de personas que hace las cosas con amor, comprometiéndonos. Yo me crié en este barrio, crecí acá, mi mamá tuvo un merendero, mi hermana también, y mi familia y amigos me apoyó cuando decidí empezar con esto”, afirmó Pérez.

Actualmente, su trabajo se sostiene gracias al apoyo mensual de la agrupación René Salamanca, la incipiente ayuda del Municipio y la colaboración de personas particulares. Además, participan de un grupo de whatsapp organizado por la iniciativa de Ciudadano Bahiense, y recibieron la donación de cinco caloventores, y por el cual están en contacto con otros merenderos, comedores.

“Lo que tiene de bueno es que podemos ayudarnos entre referentes, entre instituciones. Desde que se creó ese grupo estamos más unidas, compartimos las cosas y los casos que hay”, expresó Pérez, en comunicación con la Cooperativa de Trabajo Ecomedios.

Agregó que “es muy bueno ver el trabajo del otro, el gran laburo que se hace. Bahía es muy solidaria, pero también está muy abandonada. Hay barrios enteros muy abandonados, la necesidad es muy grande, pero todo suma, no es necesario poner un merendero para ayudar”.

La coordinadora del Pasillo expresó que “hay gente que cobra un sueldo por estar al pendiente de las personas, y aun así no los conocen. Nos gustaría que se animen a caminar por los barrios y que vean lo mal que se está pasando. Ojalá salieran de sus escritorios, y vinieran a conocer lo que estamos haciendo, que nos ayuden con los recursos, porque todo cuesta y estamos todos en la misma situación, la cuarentena no perdono a nadie”.

Este mes retomarán la cocina de viandas, que había frenado en noviembre por falta de una garrafa, y realizaron una campaña de invierno a través de la cuál pudieron conseguir ropa de abrigo y frazadas para las familias.

“Siempre priorizamos a los chicos, pero también repartimos algunas cosas a los grandes. Se complica mucho recibir ropa de hombre y calzado entre número 40 y 44, para los chicos más grandes. Queremos darle una mano a las mamás porque sabemos que todo es muy caro, y preferimos que ese dinero lo puedan usar en comida”, expresó la referente.

También están organizando la campaña del día de la niñez, a partir de la cual esperan poder entregar alrededor de 200 regalos a niños y niñas del barrio. Para ello reciben donaciones de moños, papel de regalo, juguetes, bandejas para viandas, bolsas de celofán, galletitas, golosinas y gaseosas.

Además, junto a otras organizaciones de la ciudad, están juntando dinero para colaborar con el viaje a la ciudad de Buenos Aires de Nayla, una niña que padece distrofia muscular, tiene comprometida la cadera y la columna vertebral y necesita realizarse dos operaciones.

Reciben donaciones al CVU 0000003100082185370714, alias nayla.opazo.

Categoría: Local
2021-06-29 18:13:09
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS