La lucha continúa frente a la emergencia cultural en Bahía Blanca

0

Trabajadores y trabajadoras de la cultura se reinventan para mantener los reclamos, y se organizan para proteger un patrimonio que es de todos los habitantes de la ciudad.

Al día de hoy continúa siendo nula la voluntad política del gobierno municipal de preservar la cultura y sus puestos de trabajo. Luego de distintas formas de manifestaciones que trabajadores debieron acudir para ser escuchados, el desinterés sigue vigente.

El pasado 16 de julio, integrantes realizaron una caravana y bocinazo bajo las medidas de prevención correspondientes que empezó en el Teatro Municipal y culminó en la Municipalidad. Al otro día, representantes de la cultura se reunieron en el Concejo Deliberante en búsqueda de respuestas.

La devolución por parte del presidente del Concejo, Federico Compagnoni, fue que no acompañarían la declaración de la emergencia cultural puesto que “no se deben tratar emergencias de sectores particulares habiendo sido declaradas las emergencias económica, sanitaria y alimentaria”

En este contexto, la situación se agrava a medida que pasan los días: “Se sigue con las colectas solidarias porque la mayoría de los artistas están sin trabajo. Las presentaciones son por streaming son siempre a la gorra y no generan los ingresos suficientes para poder subsistir”, explicó Cristian Velazco, referente bahiense del Movimiento Federal de Danza.

“La mesa de dialogo había presentado un escrito ante el defensor del pueblo donde tenían que contestar que habían hecho con el presupuesto de cultura, porque no lo estaban afectando donde tenía que ser. El Municipio tenía quince días para contestar y hasta ahora no lo han hecho”, expresó Velazco.

LeerEl oficialismo no acompañara el proyecto de emergencia cultural local

Es así que a pesar de las múltiples estrategias de desgaste, desarticulación, desfinanciación y privatización de la cultura empleadas por el gobierno municipal, los trabajadores y trabajadoras apelan a la profundización de la organización popular y el trabajo colectivo.

Deje su comentario