La importancia de cuidar la piel del rostro

0

Claudia Banegas es cosmetóloga y maquilladora profesional, y dialogó con Ecomedios, mencionó sobre la importancia de cuidar nuestra piel, especialmente la del rostro, mantener una rutina de limpieza de cutis y consultar con especialistas antes de aplicar un producto. 

¿Qué diferencias hay entre la piel del rostro, cuerpo, manos y pies?

La piel de nuestro rostro está expuesta al aire libre desde que nacemos hasta que morimos. No tenemos ningún tipo de protección excepto lo que le podemos aportar con productos. A diferencia del resto del cuerpo que está la mayor parte del tiempo cubierto, o las manos que por ahí sufren otro tipo de agresión. 

Por otra parte, la piel del rostro tiene diferente estructura, en cuanto a grosor. Por eso por lo general vamos a encontrar crema para rostro, crema para manos, cremas para pies y no se aconseja usar una crema de cuerpo en el rostro, porque el rostro va a necesitar otro tipo de hidratación o activo. 

¿Qué debemos hacer para cuidar e hidratar nuestro cutis?

Son 4 pasos básicos que se aconseja hacerlos de forma diaria en casa y si es posible hacerlo dos veces en el día: a la mañana cuando me levanto y a la noche cuando me acuesto. 

Primero hay que higienizar. Según el tipo de piel, y eso me lo va a decir un especialista, se puede realizar con un gel de limpieza, con un jabón o con una crema o emulsión.

Después de limpiar tengo que tonificar. Si la piel es muy grasa tengo que pasar un tónico astringente primero y un tónico humectante después y si la piel es más o menos seca voy a tratar de evitar el tónico astringente. El tercer paso es la hidratación y como último paso, si es de día, lo que voy a aplicar es protector solar, se recomienda que el factor sea de 30 en adelante.

A partir de los 20 años es importante empezar a hacer rutinas de cuidados en la piel independientemente de ser hombre o mujer.

¿Cuáles suelen ser los errores o descuidos más comunes a la hora de hablar de salud en la piel del rostro?

Uno de los errores más habituales es que la gente empieza a utilizar un producto sin asesoramiento previo sobre si eso es lo que su piel necesita o no. Esto ocurre porque muchas veces la gente se deja llevar a través de publicidades, o también porque una amiga lo utiliza y a la amiga le resulta, pero después pasa que no solo la piel de mi amiga no es la misma que la mía, sino que probablemente yo necesite otra cosa diferente.

La mejor manera de evitar esto es hacer una consulta anual a un especialista para que oriente en qué estado está la piel y si los productos que estoy utilizando son adecuados para mi tipo de piel.

¿Cuáles son los riesgos de no cuidarla?

Si los cuidados tienen que ver con el sol, el daño que provoca el sol puede desencadenar en cáncer de piel. También puede haber otras patologías como una piel hipersensible, rosácea que de no cuidarla de forma habitual o desde temprana edad ocasiona que la piel se empiece a curtir y se generen este tipo de patologías. 

¿Los estados de ánimo influyen en la salud de nuestra piel?

Tanto el estado de ánimo como la alimentación me va a marcar distintos estados en mi piel. Por ejemplo, cuando hay depresión, la piel suele mostrarse más apagada, con mucha falta de tonicidad o cuando hay estrés se genera acné. Se sabe que estadísticamente hay muchas patologías de la piel que aparecen a partir de estados de ánimo sobre todo estrés, o algún shock emocional.

Por ejemplo, patologías como la rosácea, el vitíligo, la psoriasis, donde si bien la persona tiene que tener cierta carga genética para que se manifiesten por lo general en el momento en que se desencadenan es por algún shock emocional o con una situación emocional fuerte vivida.

¿Qué ocurre con las recetas caseras?

Yo siempre hago hincapié en una cosa: Que yo utilicé una receta que sea casera no quiere decir que esta receta no sea reactiva. Por ejemplo, si quiero hacer una receta de yogurt natural y miel, y resulta que sin saber yo soy alérgica por ejemplo al polen, o tengo cierta intolerancia a la lactosa, esa receta que es espectacular, seguramente me va a hacer una reacción alérgica, sobre todo si la miel es casera.

Entonces mucha precaución, porque el hecho de que una máscara o producto sea natural no quiere decir que no sea reactivo. Así pasa con un montón de cosas. Los productos de farmacia hipoalergénicos están diseñados específicamente para evitar reacción, por ejemplo a una piel extremadamente sensible no le recomendaría una máscara casera.

¿Mitos de la limpieza de cutis?

No es bueno exfoliar la piel todos los días, o día por medio, o dos veces por semana. Las exfoliaciones deben hacerse una vez por semana, o cada 15 días en el caso de pieles super secas y sensibles.  También hay que ver con que producto se va a exfoliar uno, porque no es lo mismo un gel de granulo suave que una arcilla con gránulo grueso o una manopla de exfoliación.

Hay que tener cuidado porque cuando yo exfolio lo que hago es una lesión y si no tomo las precauciones de exfoliar con lo adecuado y después hacer la hidratación adecuada, esa piel va a tender a engrosarse y hacer efecto rebote.  

Por otro lado, mucha gente toma el agua micelar o las toallitas desmaquillantes para la higiene diaria como un recurso que alcanza a higienizar todo. Y lo que hay que saber es que el agua micelar nos sirve para retirar restos de maquillaje no para limpiar el resto de la piel de la suciedad que puede haber del medio ambiente. Estos son recursos de emergencia o viaje, pero no para mantener la piel higienizada. Para higienizar hay que hacer los 4 pasos que mencione antes. 

“Cuanto más joven se empiece a cuidar la piel mejor se va a ver la piel de grande”, y asegura que la piel es el órgano más agradecido de nuestro cuerpo, ya que cuanto más lo cuidamos mejor nos vamos a ver. 

Por último, Claudia Banegas, a quien se la puede buscar en sus redes sociales como Caludia Banegas Make Up, o contactarla al 291-4637350 aconseja que antes de utilizar cualquier producto en piel es importante hacer una consulta con un especialista.

Deje su comentario