La hepatitis no puede esperar
La hepatitis no puede esperar

El 28 de julio fue el Día Mundial de Sensibilización sobre las Hepatitis. Recuerdan la importancia de que sea detectada a tiempo para su tratamiento y cura definitiva.

“La hepatitis no puede esperar” es el lema de concientización utilizado este año por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que busca erradicar esta enfermedad de la población. Según las estimaciones más recientes de este organismo, en toda la Región de las Américas se producen cada año 67 mil nuevas infecciones por el virus de la hepatitis C, y 84 mil muertes.

“Cuando se dice que no se puede esperar significa que una hepatitis que llega a ser crónica porque no fue detectada y tratada a tiempo, puede terminar con un trasplante hepático”, explicó el médico especialista en Hepatología (MP 2765), Nicolás Di Biasse, en diálogo con la Cooperativa de Trabajo Ecomedios.

La hepatitis es una inflamación del hígado causada por uno de los cinco virus y debido a que es un órgano vital del que se pueden enlistar innumerables funciones indispensables para la vida, y puede llegar a ser mortal. En cambio, si esta enfermedad es detectada a tiempo existen tratamientos para la cura definitiva. El desafío está en la detección.

Las hepatitis pueden ser de cinco tipos: A, B, C, D, y E. “La campaña de concientización, tanto para profesionales de la salud como pacientes, es para que se diagnostiquen las más comunes que son las A, B y C; las D y E son menos frecuentes”, detalló el especialista del área Clínica médica del Hospital Municipal de Bahía Blanca.

Los tres tipos más frecuentes tienen condiciones y formas de trasmisión diferentes pero las tres pueden llevar a la necesidad de un trasplante de hígado. Di Biasse reconoció que en los últimos 20 años, desde que se incluyó en el calendario obligatorio de vacunación para la hepatitis A y B, bajaron considerablemente los casos.

“Es la forma más efectiva de prevención, actualmente ya no se ve la hepatitis A, salvo algunas personas mayores a 50 años que tal vez la tuvo en la infancia o personas que no lograron aplicarse la vacuna o hayan tenido algún trasplante”, ejemplificó.

En cambio, la Hepatitis B es una enfermedad de transmisión sexual o sanguínea, que es la más difícil de erradicar. Una de las razones es la falta de conciencia en el uso de preservativos.

En Bahía Blanca la frecuencia de casos de Hepatitis A, son escasos. La predominancia es la Hepatitis B, de los cuales nueve de cada diez se curan espontáneamente, es decir sin intervención médica, sólo con un seguimiento para confirmar la recuperación.

Por otro lado, la Hepatitis C tiene 30 años de descubrimiento, por lo cual es la que tiene mayor difusión en las campañas de sensibilidad considerando que puede desarrollar cirrosis hepática sin presentar síntomas.

Nota completa en la Edición N° 751 de Ecodías, producto de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios. Todos los derechos compartidos

Categoría: Salud
2021-08-10 18:36:47
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS