«La Cocina de Joha» solicita donaciones para continuar su trabajo solidario
"La Cocina de Joha" solicita donaciones para continuar su trabajo solidario

El espacio está ubicado en Villa Rosas, y asiste a más de 250 personas con alimentos, e intenta dar respuesta a las diferentes necesidades que van desde ropa y abrigo, a muebles y medicamentos.

La iniciativa surgió hace un año, con el impacto de la pandemia. En un principio, su coordinadora, Johanna Martorano, cocinaba tres veces por semana en su domicilio en calle Ecuador 1557, para las familias que estaban en situación de vulnerabilidad.

“Después empecé a incorporar medicamentos con receta. Desde mi no entendimiento del tema me involucré porque la gente tenía enfermedades, no estaba pasándola bien y necesitaba cosas que sola no podía encontrar”, expresó Martorano. “Me fui involucrando cada vez más, me metí en un mundo paralelo al mío. Me enamoré de este estilo de vida”, afirmó, en comunicación con la Cooperativa Ecomedios.

Actualmente, y debido a la dificultad de recibir donaciones, solo se entregan viandas una vez a la semana. “Me ayuda Adrián García con el Satraic –Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción-, con mercadería seca, y dos chicas amigas tienen el padrinazgo, nos traen pollo, frutas o verduras cuando pueden. Desde la Municipalidad nos mandan un bolsón de fideos, pero para una sola comida usamos dos, así que realmente no alcanza”, expresó Martorano.

“Tengo muchísima gente, hay anotadas 280 personas, y nos cuesta llegar a las cantidades. Vamos pidiendo, preguntando, tratando de conseguir un poco de pan, dulce, verduras. Vamos picoteando. Requiere un trabajo de lunes a lunes, hablando con la gente, yendo a buscar donaciones”, contó.

Y agregó que “hay gente que viene de otros barrios, porque hay barrios que están colapsados, con necesidades muy grandes y se van alejando y van pidiendo en comedores diferentes. Yo no puedo decirles que no, me siguen pidiendo y los sigo sumando aunque se complique más todo, porque sus necesidades son reales”.

La coordinadora de la cocina remarcó que “no podría hacer esto sin mi familia, que se bancan todo y me apoyan porque saben que esto es lo que me gusta hacer. Y también tengo la ayuda de Juana, que se acercó a mi casa y hoy ya es amiga, compañera y jefa de la cocina”.

Seguir ayudando

Desde marzo, junto con un grupo de docentes, comenzaron a brindar apoyo escolar para nivel primario y secundario. Con el tiempo también desea incorporar brindar clases de lecto-escritura, ya que se acercan muchos adultos que no saben leer ni escribir, con el fin de que puedan aprender lo básico y puedan utilizar computadoras o celulares.

Martorano afirmó que su objetivo es poder levantar un salón para poder sumar nuevas actividades. “Más allá de la comida, me gustaría proporcionarles herramientas para que ellos puedan elaborar productos y venderlos, aprovechar que hoy en día es tan fácil con las redes sociales. Quiero que la gente pueda generarse trabajo, hay mucho desempleo y personas mayores a las que ya nadie contrata”, puntualizó.

La referente indicó que “pensaba pedirle ayuda al municipio para que, una vez levantado el lugar, pueda dar un curso de manipulación de alimentos, y que se puedan dar talleres de panadería, para hacer tortas. Con Sitraic tenemos planeado que ellos nos donen los materiales para que la gente que termine el taller y quiera vender su producción, no tenga ese gasto inicial y pueda tener más ganancias”.

Para colaborar, se puede establecer contacto a través de sus redes sociales o acercándose a la sede actual de la cocina.

Categoría: Local
2021-05-18 18:21:28
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS