Intertribus se realizó en modo virtual

0

A principio de octubre, varias entidades educativas celebraron por primera vez las jornadas de Intertribus en un formato virtual. 

Claudio Olivera, Licenciado en Educación Física y profesor de la catedra “Gestión y organización de eventos deportivos” en el Instituto Superior de Educación Física nro. 86 Cacique Valentín Sayhueque, cuenta su historia y relata cómo ha sido la experiencia.

Hablar de Intertribus, implica el desarrollo de una tradición que muchas veces viene de la mano del sentido de pertenencia y bautismo de un estudiante de educación física, que luego continuará transmitiendo en el ejercicio de su vida profesional.

Hay muchas historias del origen de las Inter tribus, por ejemplo, hay quienes dicen que las trajeron los scouts y se comenzó a ejecutar en los institutos de educación física a modo de fraternidad y competencia sana entre los estudiantes del interior y los estudiantes de Buenos Aires.

En un comienzo se dividía a los estudiantes en dos tribus: Guaymas y Tobas con el objetivo principal de competir.  Con el tiempo, el objetivo de las Inter tribus ha cambiado y también lo ha hecho la conformación de estas.

«En el caso nuestro, desde el año 2018 se nos ocurrió desterrar el mito de las dos tribus. Fue complicado pero el instituto ya tenía más de 1000 alumnos y  nos quedaba la mitad de los alumnos sin participar. Por eso se decide dejar de utilizar las tribus Guaymas y Toba y en su lugar  se crean cuatro tribus nuevas: Puelches, Ranqueles, Mapuches y Tehuelches”, cuenta Claudio

Y agrega: “Fue un trabajo muy difícil porque las tribus tienen un sentido fuerte de identidad. Es como si fueras de River o Boca y un día vienen y te dicen que tenés que hacerte de otro equipo”, también añade que antes eran meramente competitivas , pero con la incorporación de las nuevas tribus se empezó a trabajar con juegos modificados, deporte, solidaridad e integración.

Mismos desafíos, distinto formato

Las tribus suelen estar conformadas por un cacique y una bruja que guían a sus equipos. Normalmente, la ceremonia comienza con una presentación con una consigna que se debe cumplir. Este año, la virtualidad del formato hizo que la presentación a través de un video, en el que tenían que participar unas 40 personas haciendo deporte en el contexto de pandemia.

La segunda instancia consiste en la competencia deportiva, el cual fue reemplazado con actividades como juegos de preguntas y respuestas, dígalo con mímica, imágenes creativas, pictionary en vivo transmitido por YouTube, show de talentos como habilidades extrañas, expresión corporal, humor, Tiktok, espacios cirquenses, música, canto y fotografía.

Finalmente, el evento se suele cerrar con un fogón muy emotivo, que este año, también fue virtual, “Uno de los profesores prendió el fuego en su casa y dijo unas palabras de Galeano. Luego cada participante iba arrojando su ramita simbólica, diciendo algunas palabras».

Por último, Olivera manifestó: «Fue una experiencia muy linda y la verdad que los caciques, las brujas y todos los estudiantes en general trabajaron muy bien y lo dieron todo para que el evento fuera posible en la virtualidad. Y el esfuerzo fue muy grande, pero valió la pena y estoy muy agradecido con los chicos y chicas que participaron”.

Deje su comentario