Impulsan huertas familiares e intercambian saberes desde la virtualidad

0

Desde el Museo Taller reinventan la propuesta del taller Prende, y lo que se prende es color verde.

“Este año teníamos pensado armar una huerta en el parque del Museo Taller con las familias del Prende”, contó Silvia Gattari, integrante de Ferrowhite. El proyecto había surgido gracias al contacto con una nutricionista del área de Salud del municipio, Ximena, quien también es promotora de INTA Agencia de Extensión Bahía Blanca.

“Los chicos y las familias estaban muy entusiasmados. En el mes de abril todavía estaba lindo para sembrar en el patio. En muchos casos, no contaban con tierra, así que aparecieron los cajones de plástico de pescado y de madera, tierra que alguien sumaba a esos posibles espacios para sembrar”, desarrolló.

Esta primera experiencia se adaptó y tomó la fuerza de huertas familiares, el apoyo surgió de la directora del Jardín de Infantes del Bulevar, Graciela Pettinari, quien propició la distribución de las semillas de la temporada otoño- invierno. De esta forma, llegaron a 40 familias, que habitualmente participan del taller Prende.

Entonces, empezaron los cruces de saberes, videos de la primera siembra- lechuga, acelga y espinaca- inspiraron a muchas personas para generar siembras en maples de huevos. “Otra mamá y su hijo explicaron cómo hacer compostaje, algo que vienen haciendo desde hace tiempo. Y así mejorar la tierra donde se realizan las huertas”. El proyecto constituyó una forma más de acompañarse durante la fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Las experiencias previas, los conocimientos de padres, abuelos y toda la familia fueron esenciales para sostener los encuentros de manera virtual. “Todos los sábados a las 11 de la mañana nos conectamos al grupo de Whatsapp, sala de Facebook o videollamada. Y durante la semana intercambiamos imágenes y videos”.

Y también hay que saber esperar, que germinen, que crezcan, entonces ese tiempo se convierte en algo bueno para jugar. Los personajes vegetarianos surgieron durante esas jornadas, desde el ejercicio de la memoria con Qué ensalada hasta tutores con rostros, rompecabezas y laberintos, creando un universo completo de plantas y animales.

El proyecto crece e incluye a un grupo más reducido que arma plantines, “se llama Plantineras Solidarias, y es parte de la iniciativa de INTA”. Tomate, morrón y albahaca serán sumadas a la próxima estación, primavera-verano.

La “cuarenhuerta” generó preguntas y comentarios, reflexiones y discursos que se pueden escuchar lo que produjo en sus protagonistas en la página del Museo Taller.

Deje su comentario