Familia sostiene merendero ante la situación de vulnerabilidad en Tierras Argentinas

0

Los integrantes de «Juntos podemos lograrlo» realiza su trabajo comunitario en el barrio, desde poco antes del inicio de la pandemia. Solo cuenta con el apoyo de particulares, y continúa a pesar del abandono de las políticas sociales del municipio.

La coordinadora del espacio, Claudia Pérez que, junto a su marido Gustavo y sus hijos, lleva adelante el merendero, además de trabajar y seguir con los estudios.

«Esto surgió hace casi un año, un poquito antes de la cuarentena, cuando desde el municipio hubo un mal manejo con los bolsones. Acá hacía dos meses que no los estaban entregando. Después vino la cuarentena, y todo se agravó”. Al ver la necesidad de la gente, empezaron a pedir donaciones y cocinar para 10 familias, que poco tiempo después se multiplicaron.

“Somos solo una familia que busca ayudar”, expresó Pérez. “Defendemos la dignidad de la gente. No pretendemos hacer publicidad, ni campaña de la necesidad de la gente”.

Han contado con colaboración de personas que se acercaron a ayudar, pero que luego mostraron que su intención era salir en la foto. “Defendemos los derechos a ser escuchados y ser asistidos por quien corresponde”.

Abandono municipal

Al principio tenían buena respuesta del municipio, pero actualmente les quitaron todo tipo de ayuda, una situación que se repite en varios comedores y merenderos que desarrollaron sus actividades en pandemia. “Muchos están sufriendo como nosotros este abandono que nos hizo políticas sociales de la Municipalidad”, señaló la coordinadora.

“Ahora que ya no nos necesitan nos sacan los recursos para poder seguir ayudando,  me parece que no es justo”. En este momento cuentan con la colaboración de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, con quienes se contactaron ante la falta de respuesta local.

“Desde el municipio piden que tengas personería jurídica para ayudar, pero la necesidad no entiende de trámites. Un niño con hambre no entiende de burocracia. Muchos políticos nunca pisó este, ni ningún barrio, y no saben todo lo que pasa, y lo importante que es el trabajo de merenderos y comedores, que se ponen al hombro la tarea de cuidar a la gente”, expresó López, y remarcó que lo que mantiene a flote la institución es la colaboración de personas particulares.

Entre las actividades que realizaron, mantuvieron la entrega de alimentos tres veces por semana, además de encargarse de conseguir materiales e insumos que se necesitaban, como colchones, frazadas, muebles y cocinas. También llevan adelante un ropero solidario, campañas de juguetes, y actualmente se encuentran pidiendo útiles escolares.

Para los días de la niñez, de la madre, Navidad y Reyes hicieron eventos especiales en los que repartieron juguetes, golosinas, tortas y leche, para pasar una tarde en familia. Lo que sobraba lo donaron a otros tres merenderos para que pudieran hacer lo mismo.

“Estamos tratando de conseguir un lugar para que  los chicos puedan jugar al fútbol o cualquier otro deporte ya que el único lugar que tienen para hacerlo es la calle”, expresó Pérez, en comunicación con la Cooperativa Ecomedios. “Tenemos muchas cosas en mente; queremos lograr un lugar seguro donde estar y que, de paso, aprendan algo nuevo”

Se reciben donaciones de alimentos frescos, ropa, calzado y útiles escolares. Para coordinar, está disponible el número de teléfono de Pérez, 2915083950, o por la pagina oficial en Facebook.

Deje su comentario