Ennio Morricone

0

El compositor italiano que supo darle identidad a un género cinematográfico. 

El 6 de julio el mundo amanecía con la triste noticia del fallecimiento de Ennio Morricone a los 91 años y decir que se fue una parte de la historia del cine parecería trillado, pero cuando se le aplica es una verdad indubitable. 

A los 7 años ya tocaba la trompeta y componía, apenas adolescente se graduó en la famosa Academia Nacional Santa Cecilia y comenzó a trabajar junto a su padre músico para parar la olla. 

Como compositor y director de orquesta cultivó un costado académico y esa hubiera sido su única ocupación, si no hubiera aceptado componer para cine. 

Comenzó sin demasiada repercusión, hasta que su amigo de la infancia Sergio Leone le pidió una composición para su  Por un puñado de dólares (1964) y simultáneamente se formó un dupla indivisible y nació uno de los aspectos distintivos del “spaghetti western” – western a la italiana y de bajo presupuesto-, que se volvió un éxito internacional con bandas de sonido memorables como la de El bueno, el malo y el feo (1966). 

De allí en adelante compuso para medio millar de films de todos los géneros y directores, que lo convirtieron en el compositor italiano más internacional, lo que le valió un Oscar a la trayectoria en 2007 tras cinco nominaciones –le dolió perder la de La Misión (Roland Joffé; 1986)- y otro por la de  Los ocho más odiados (Quentin Tarantino; 2015). 

Sin sus nostálgicas melodías Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore; 1988) no sería lo misma y los que saben dicen que la OST de Érase una vez en América (Sergio Leone, 1984) sería la mejor jamás compuesta. 

Morricone sólo lamentaba lo fragmentario de la música en un film, aunque plataformas como Spotify permitirán que cinéfilos y melómanos la aprecien sin interrupciones, por siempre.  

Deje su comentario