El Centro Comunitario «San Ignacio de Loyola» incrementa la contención social
El Centro Comunitario "San Ignacio de Loyola" incrementa la contención social

La institución del barrio Spurr se reconfiguró a partir de la emergencia sanitaria y actualmente asiste a más de 400 familias en situación de extrema vulnerabilidad.

El espacio comunitario, ubicado en Diagonal Spurr 2627, se dedica a la contención y desarrollo de actividades educativas, deportivas y recreativas para niños y adolescentes. Sin embargo, a partir de la pandemia, se orientó a mitigar las necesidades de los vecinos y vecinas que cada día se acrecientan aún más.

“Es la primera vez durante todo el tiempo que yo estoy en el Centro que casi no paramos y seguimos trabajando porque la asistencia no se puede dejar de hacer. Empezamos cuando comenzó la pandemia, hicimos cuarentena dos semanas y volvimos a trabajar”, expresó la directora del Centro, Mabel Agüero.

“Ahora parece que está peor, además de no haber trabajo se nota que alcanza mucho menos y se está acercando cada vez más gente a pedir asistencia. Estamos en el peor momento. Tenemos alrededor de  400 familias registradas pero hay muchas que van y vienen porque consiguen una changa y por eso dejan de venir pero luego vuelven cuando ya no la tienen. Pero estamos teniendo casi 500 familias en total”, indicó.

“Los bolsones municipales no están más desde octubre del año pasado porque se pasó el monto de $400 del bolsón a una tarjeta pero al mes ese bolsón ya no costaba eso. Nosotros seguimos consiguiendo a través de empresas que donan y del Banco de Alimentos pero la verdad que cada vez se hace más difícil. Ahora mucha gente nueva se quiere incorporar y bueno todo esto se hace muy angustiante”, explicó la referente.

Actualmente, el espacio social desarrolla actividades como gimnasia aeróbica, taller de huertas orgánicas, apoyo escolar, feria de ropa, ropero comunitario, taller de costura con salida laboral y escuela de futbol. A eso se suma el rol asistencial del Centro mediante el cual se realizan entrega de mercadería, viandas y lavandina.

“Pensamos seguir con los proyectos que tenemos este año. Por ejemplo, el taller de costura es una capacitación de tres meses que tiene salida laboral y con el cual esperamos hacer que esas madres consigan trabajo. Empezamos una huerta con la gente del barrio que les gustó mucho y también continuar con apoyo escolar que nos parece fundamental en estos tiempos”, concluyó Agüero.

En tanto la colaboración siempre es necesaria porque las necesidades son mayores, el Centro Loyola recibe donaciones de la comunidad.

Para colaborar comunicarse al número personal de Mabel, al 291-4420129. También tienen una cuenta corriente a nombre del Centro Comunitario Spurr «San Ignacio de Loyola», para colaborar con dinero; Banco Credicoop CBU 1910127155012708347732.

Categoría: Local
2021-04-28 17:55:44
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS