Desigualdades y silencios de la infancia en aislamiento
Desigualdades y silencios de la infancia en aislamiento

Alba Picardi preside el Colegio de Psicólogos de Buenos Aires distrito 1, e integra la comisión de niñez -MP 490-, cuenta cómo la situación de pandemia ha interactuado con la niñez.

La psicóloga explica que la realidad depende de cada familia y contexto en el que se encuentra cada niño, niña y adolescente, las medidas de aislamiento social comenzaron vivirse de forma diferente a las de un adulto.

“En un primer momento lo entendieron como un periodo sin ir a clase, sin tareas, una continuación de las vacaciones pero con el tiempo fueron percibiendo que era esto del aislamiento y fueron generando distintas reacciones”, comenta Alba en diálogo con la Cooperativa de Trabajo Ecomedios.

En líneas generales han sido reacciones esperables ante una situación de crisis y, procurando no patologizar estas situaciones, Alba menciona conductas relacionadas con la angustia, la ansiedad, pérdida de autonomía, conductas regresivas, caprichos, cambios en el sueño, enojos, etc.

También comenta que quienes se han visto más afectados fueron aquellos pequeños y pequeñas que no han tenido acceso a la conectividad.

“Lo social repercute muchísimo en el crecimiento de los niños. El crecimiento se da siempre en contacto con el otro y en los ámbitos de pertenencia como la familia, el jardín, la escuela, los amigos. Mantener un distanciamiento social tiene que ver con lo presencial y corporal pero esto no tiene porqué cortar el lazo», profundiza.

Agrega que esta situación no hizo más que visibilizar ciertas desigualdades que ya existían previo a la pandemia y que los niños y adolescente que más han sido perjudicados son los mismos que estaban vulnerables antes, y no son pocos.

Educación en pandemia

Alba analiza que hoy el foco no está en el desarrollo cognitivo o de los programas sino en la educación como un espacio facilitador de procesos para los niños .

Respecto, a los docentes dice: “han hecho unos esfuerzos increíbles utilizando todo tipo de recursos para llegar a los alumnos, sobre todo a aquellos que no tenían acceso. Ha sido agotador para los papás. Percibimos cierto cansancio para llevar adelante algunas de las propuestas que se han brindado desde la escuela”.

La psicóloga sostiene que los niños tienen plasticidad y se adaptan fácilmente a incorporar los hábitos del barbijo, saludo con codos, el lavado de manos siempre y cuando el adulto que los acompaña sea consecuente. En cuanto a la exposición a las pantallas, Alba recomienda acompañamiento y prestar atención con quienes se comunican nuestros hijos e hijas, y hay que tratar de regular los tiempos.

Finalmente, Alba invita a recordar que la pandemia ha afectado a todas las personas y edades y aconseja que la mejor forma de procesar esta etapa es tratar de ponerla en palabras y que los papás también puedan contarle a los niños lo que les pasa, que ellos también están preocupados, o se angustian o tienen miedo, ganas de llorar o están enojados.

Categoría: COMUNIDAD EDB
2020-08-07 20:12:26
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS