Darwin en Punta Alta

0

Se cumplieron 189 años de la visita del naturalista inglés Charles Darwin a la región.

El 22 de septiembre de 1832 Charles Darwin llegó a Punta Alta. Una Punta Alta muy diferente a la de ahora: el paisaje actual se encuentra muy modificado por la mano del hombre y es muy distinto al de principios del siglo XIX. En aquella época, la Base Naval no existía, tampoco la ciudad de Punta Alta y ni siquiera la arboleda a orillas del mar, que fue plantada allí recién al iniciarse los trabajos de construcción del Puerto Militar.

En los tiempos de Darwin, a lo largo de la línea de costa, desde la entrada de la bahía, se apreciaban una serie de barracas y médanos. En nuestros días, esta línea de costa presenta, como en ese entonces, varias puntas. Una de ellas era tomada como referencia por los navegantes, en ella se levantaba una barraca que no era paralela a la costa, sino que acompañaba a la punta hacia el mar. Un médano era visible desde el agua y le daba su característica de “alta”. Ésta es la Punta Alta, a la que Darwin menciona por primera vez en su Diario, con su nombre en castellano, por lo que se deduce que el topónimo ya estaba en uso y que no fue de su invención. 

Sobre ese médano, hacia 1900, se edificó la llamada Torre de Señales. Punta Alta se denominó al accidente costero y por extensión, a la zona circundante. Por lo tanto, era lógico que ese nombre, Punta Alta, lo recibiera la estación del Ferrocarril Sud que se construyó en 1898 como parte de la línea que nacía en Grünbein y terminaba -con el nombre de Ferrocarril Estratégico- en Baterías. Y por último, también se llamó Punta Alta al pueblo que surgió, de manera espontánea, alrededor de la estación.

Llegada

Darwin había arribado a la zona a bordo del bergantín británico H.M.S. Beagle. Era muy joven y aún no era el afamado hombre de ciencia que llegó a ser años después. Formaba parte, en carácter de acompañante del capitán Robert Fitz Roy, de una expedición encomendada por el gobierno de Gran Bretaña para el estudio de las costas en una travesía alrededor del mundo.

El Beagle zarpó de Inglaterra en diciembre de 1831 y el 5 de septiembre de 1832, llegó a la boca de la bahía Blanca. Como los pilotos no se animaron a adentrarse en la ría, por miedo a encallar en los bancos de arena y cangrejal, el buque ancló cerca de Arroyo Pareja, en el lugar que los tripulantes bautizaron Punta Ancla, originalmente, en los mapas levantados por Fitz Roy figura como Anchor Stock Hill. 

Luego de recorrer todo el espacio de la ría en botes y llegar por ese medio a la Fortaleza Protectora Argentina, actual Bahía Blanca, regresaron a la zona ubicada entre Arroyo Pareja y Punta Ancla donde el Beagle estableció su sitio de fondeadero durante unos 45 días, desde allí Darwin se dedicó a recorrer la región, a veces caminando y otras veces a caballo en la compañía de unos gauchos.

Nota completa en la Edición N° 66 de Ecos Puntaltenses, producto de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios. Todos los derechos compartidos.

Deje su comentario