Dark
Dark

“La pregunta no es cómo, sino cuándo.”, dijo el pequeño Mikkel a su padre poco antes de desaparecer misteriosamente y también a los espectadores de esta serie alemana sombría como su título.

Dark (2017/20) es una de las contadas maravillas que esconde la gran bolsa de pochoclo que es Netflix y desde su estreno en 2017, destacó por su estilo visual escandinavo – acentuado por la fotografía de Nikolaus Summerer y la música de Ben Frost- y su trama intrincada, mezcla de thriller policial y género fantástico.  

La acción se centra en Winden, un pueblito –ficticio- que en 2019 se horroriza con la desaparición de dos chicos y el descubrimiento del cadáver de un tercero,  aunque en 1986 había sucedido algo similar y también en 1953.  

Punto de partida Twin PeaksStranger Things y tantas series, aunque el tono y el protagonismo de las paradojas temporales de esta conducen a otro destino o hacia el mismísimo destino como temática principal. En un cruce intrincado de líneas de tiempo y personajes, que demanda un espectador activo, que siga el hilo de Ariadna – una de las  innumerables referencias a la mitológica, la física, la antropología, el arte y la cultura en general-, a pesar de lo que pueda deparar el extremo final. 

Tuvo al suizo Baran bo Odar como showrunner –figura esencial para el desarrollo series en los últimos años- y director de los veintiséis episodios totales, aunque especialmente luzca el guion compartido con la alemana Jantje Friese por su capacidad de recoger casi todos los hilos sueltos. Además de un casting brillante por el nivel interpretativo y el hallazgo de diferentes actores para encarnar reconociblemente a los personajes en sus diferentes edades.

Microcosmos ficcional que desafía con su estructura triple e invita a sumergirse en su contenido simbólico. 

Categoría: Cultura
2020-09-04 18:53:49
Relacionados
Estemos conectados
COOPERATIVA ECOMEDIOS