Continúa el trabajo en el merendero de Cabré Moré

0

“Los Principitos” funciona hace cuatro años en el barrio, y durante la pandemia cambiaron las actividades recreativas y el dictado de talleres y charlas, para abocarse a la ayuda social a las familias más necesitadas.

Pamela Abarca, fundadora del Merendero, afirmó que “Llevar adelante un proyecto así siempre fue mi sueño; hacer algo para ayudar y marcar una diferencia”. Trabajó como voluntaria en diferentes ONGs y, cuando se estableció en el barrio y tuvo acceso a un terreno, tomó la decisión de aprovecharlo para crear un espacio de esparcimiento para los más chicos.

“La idea siempre fue formar un lugar para que tengan contención, merienda y actividades. Ayudar a partir de la educación”, contó en comunicación con la Cooperativa Ecomedios.

Durante el año contaban con asistencia psicológica, se daba apoyo escolar, y se desarrollaban talleres y charlas para grandes y chicos, sobre violencia, adicciones, y otras temáticas actuales. “Lo que más extrañamos es la posibilidad de que los chicos tengan acceso a esos recursos”, puntualizó.

Con la pandemia, la actividad del Merendero se volcó por completo a asistir a las familias con meriendas y bolsones de comida. En un principio, Abarca acompañaba a más de 200 familias. Luego, a partir de un trabajo territorial, lograron repartirlas y actualmente colabora con 120.

“Trabajamos mucho el ser solidarios, ayudar al otro. A medida que volvían al trabajo, entendían que había que dejar el lugar a otra persona que lo necesitara más. Armamos un sistema de apoyo, las mamás son unas genias”

La merienda se da los martes y sábados, y Abarca está a cargo de preparar las cosas, junto con dos mujeres más, Noelia y Raquel. Además, en el equipo está Claudia, y Florencia en la secretaría para llevar registro de las familias y los papeles municipales. 

El sueño de un lugar propio

“Los Principitos” recibieron un terreno municipal en el que, el año que viene, proyectan construir un salón de usos múltiples para que los niños puedan acercarse a merendar y realizar actividades. Abarca dijo que está muy agradecida por el espacio, ya que podrá establecer un merendero estable, pero no está conforme con el desempeño del Municipio.

“A la pandemia le pusimos el hombro los merenderos y los comedores” opinó, y luego agregó que “La parte política no actuó bien; no se acercaron a ver cómo estamos, qué pasa, cuántas familias se asisten. Tienen que aprender a escuchar a la gente del barrio, a los que estamos acá y conocemos la situación”

El merendero continuará trabajando durante diciembre, y luego retomará actividades en marzo, de acuerdo a las habilitaciones que haya respecto a la pandemia.

Por el momento, se encuentran en campaña para conseguir donaciones de galletitas. Para contactarse, está habilitado el teléfono de Pamela Abarca, 291-5037813.

Deje su comentario