Asisten a mujeres embarazadas y las acompañan en sus necesidades

0

«Mamis con pancita y sus peques» surgió como iniciativa para ayudar a las futuras madres a conseguir ajuares, cochecitos y pañales, pero creció para asistir a familias, vecinos y vecinas de Villa Ressia.

Su referente, Angie Grau, afirmó que “quería ayudar a las mamás embarazadas, pero después de un año vimos la necesidad de dar leche, así que empezamos a pedir donaciones”.

De esa manera, su casa en Tierra del Fuego 1356 pasó a convertirse en un merendero en el que entregaban alimentos y leche todas las tardes y festejaban los cumpleaños de los niños y niñas del barrio.

“El tema de acompañar a las mamás siguió, porque muchas son jóvenes que no tienen mucha idea sobre cómo asesorarse con el embarazo. Llegan a los últimos meses y se sacan dudas, las acompañamos además de insistir en que visiten a la ginecóloga”, explicó Grau. En los cuatro años que llevan trabajando, ya han asistido a 96 mujeres, de las cuales 35 se acercaron este último año.

La coordinadora del espacio indicó que el primer contacto suele ser a través de las redes sociales y luego coordinan para conocerse. “Tenemos muy buena relación con todas, seguimos hablando sobre cómo están los chicos, si necesitan algo… Tienen mucho cariño por quienes las acompañaron, muchas veces me dicen que no saben qué hubieran hecho sin tener ayuda”, contó, en comunicación con la Cooperativa Ecomedios.

 “Con el tema de la pandemia, la entidad de bien público pasó a ser un comedor; empezamos a preparar viandas y cuando no había carne o verduras, mandamos alimentos no perecederos”, expresó Grau, y agregó que recibieron apoyo por parte del municipio con bolsones, el Banco de Alimentos, el Proyecto de Extensión de la Universidad Nacional del Sur y personas particulares a quienes “quiero agradecer por su acompañamiento durante estos cuatro años, porque hay pocas personas que siempre se mantuvieron al pie del cañón”.

Grau, su marido y dos voluntarias que asisten en la cocina y preparación de alimentos continúan trabajando para familias, mujeres y adultos mayores. “Ahora en invierno hace falta de todo: ropa de abrigo, garrafas, camas, colchones y frazadas. Y, siempre, colaboración con alimentos, con lo que sea”, finalizó.

Deje su comentario