Aportan cuidado del estuario desde el estudio y monitoreo ambiental

0

El Instituto Argentino de Oceanografía (IADO) con sede local, trabaja con la problemática de la contaminación del agua y el cuidado medioambiental.

El IADO tiene incidencia hasta en la Antártida. En nuestra ciudad, sus científicos y científicas investigan y gestionan orientando a la Municipalidad, al Consorcio del Puerto de Bahía Blanca, a empresas del Polo Industrial y a organizaciones medioambientales.

El Instituto nació bajo un acuerdo de la Universidad Nacional del Sur, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y la Armada Argentina que ya no forma parte.

 “Siempre que uno puede prestar asesoramiento y está dentro del rango de cosas que podemos resolver y contribuir ahí estamos. Hay especialistas de todas las áreas porque los estudios del mar y del medio acuático están todos relacionados. Todo tiene que ver con el agua”, explicó su actual director, Eduardo Gómez. 

Entre los objetivos, está promover el desarrollo de investigaciones científicas; contribuir a la formación de investigadores y técnicos; asesorar a instituciones oficiales sobre problemas referidos al mar y zonas costeras y colaborar como consultor a empresas que se desenvuelven en la actividad privada.

 “Siempre que el hombre entra en un medio natural produce un impacto y lo que hay que ver es que eso sea sustentable y que no destruya una cadena porque eso se vuelve en contra del propio hombre”, indicó Gómez respecto al abordaje de la contaminación.

“Encontramos concentraciones de compuestos biodisponibles que pueden afectar al medioambiente a decenas de kilómetros de la zona portuaria por ejemplo en la Isla Trinidad, es decir, en lugares donde el hombre no está afectado. Hay un origen natural que está presente en el ambiente. Cuando medimos estas concentraciones de estos compuestos, como por ejemplo en Puerto Galván, encontramos el mismo orden de concertaciones que en la Isla”, agregó.

“El ambiente no está haciendo gravemente impactado. El impacto, por más que hayan organismos que digan lo contrario y hay intereses por mostrar que la actividad industrial y portuaria perjudica el ambiente y la pesca, en realidad nosotros tenemos indicios que los niveles están dentro de lo permisible, y están dentro de los niveles naturales que tiene el ambiente. No es grave y eso no quiere decir que no haya que cuidarlo, tiene que ser monitoreado y estudiado”, concluyó Gómez. 

Deje su comentario