Ante la luz de nuevas maneras de ser y estar

0

Conmemoraron las bodas de oro y festejaron a través de las redes sociales. Mientras esperan el regreso presencial de visitantes, restauran parte de su patrimonio material.

“En el 2020 trabajamos puertas adentro y comunicándonos con los visitantes por Instagram. Además, ganamos la convocatoria Ensayar Museos de la Fundación Williams y continuamos las relaciones entre los museos que dependen del Ministerio de Defensa”, detalló la la jefa de Salas Históricas del Museo Naval Puerto Belgrano (MNPB), Virginia Giorno, sobre la actualidad del espacio en tiempos de pandemia .

El 30 de noviembre del año pasado se cumplieron 50 años de su creación. En alusión a la fecha se realizó  una ceremonia de aniversario con las autoridades de la Base Naval Puerto Belgrano. Tuvieron que suspender los festejos presenciales con la comunidad ante la emergencia sanitaria.

En diálogo con la Cooperativa de Trabajo Ecomedios, Giorno afirmó que la Museología tiene vigente la discusión sobre el uso de la tecnología y de las redes. “La pandemia nos obligó, perdimos el contacto con el público, quedamos sin la visita de las escuelas. Instagram nos mostró que es una herramienta útil para este tipo de eventualidades, así que nos iniciamos en ese mundo”. A su vez, reconoció que a través de estos medios es más difícil lograr la interacción, “tenemos seguidores y ‘me gusta’, pero la participación o consultas se hacen por privado”.

A la espera

El año pasado se abrió una convocatoria de la Fundación Williams denominada “Ensayar Museos”. El MNPB presentó el proyecto Museo al rescate,  que proponía la recuperación de una antigua zorra de vía que estaba en depósito, de esta forma, conseguirían ponerla en funcionamiento. 

Del concurso participaron 128 instituciones de todo el país y fue seleccionado el Museo Naval Puerto Belgrano. “El objetivo principal es vincular el Museo con la comunidad, para que la gente disfrute de los espacios, sobre todo los fines de semana, servirá para hacer paseos dentro del predio”, señaló. 

La restauración de esta maquinaria también fue un trabajo coordinado con diferentes actores que conforman la comunidad puntaltense. “Con la presentación del proyecto nos relacionamos con el sector privado. Para concretarlo dialogamos con la comunidad local, nos ayudó Silvio Dilje, que es amante del ferrocarril y conocedor del tema, nos ayudó a ponerla en marcha”, remarcó. También dentro de la Base Naval, se trabajó entre áreas que nunca antes se había interactuado, por ejemplo con el área de asistencia mecánica. Estas actividades de intercambios enriquecen la labor y profundizan los lazos de pertenencia.

Las reuniones mensuales entre museos dependientes del Ministerio de Defensa, junto a la Armada, el Ejército y Aviación se sostuvieron en todo este tiempo. “Se trabaja en red, se busca asesoría, conocernos y capacitar al personal de nuestras instituciones”.

Nota completa en la edición N° 63 de Ecos Puntaltenses, producto de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios. Todos los derechos compartidos.

Deje su comentario